viernes, 29 de agosto de 2008

Algo contigo

Suena la guitarra de Vicentico y canta una canción que no compuso él. Es la mejor versión que he escuchado nunca de ese bolero. Quizá no sea la mejor, pero a mí su voz me estremece porque una vez me dedicaron este tema, este tema suyo que no es suyo, y me compré ese disco sólo porque ya me sabía la letra de memoria. Lo escuché y creo que lloré, no lo recuerdo, pero supongo que sí, porque en aquel momento todas y cada una de las frases eran reales. Sobre todo una.

Posiblemente, no conozca a muchas de las personas con las que me apetecería tomarme un café. No conocí a Jorge, que me mandó un cuento de Allan Poe para explicarme por qué se iba. Ni a Minerva. Ni a David, que murió y por el que dos seguimos manteniendo un foro de debate que no es lo mismo sin él. No conozco a Náufraga, a pesar de que nos escribimos desde hace ocho años. Ni a Karma7, ciruja, Tuppence o Vertigo y no sé si habrá alguna oportunidad de quedar con Tragamuvis en cualquier lugar del mundo. Tampoco voy a encontrarme nunca con la persona que me dedicó Algo contigo, pero eso ya no duele, o duele mucho menos y sólo duele a ratos.

Ahora tengo aquí a un anónimo que me escribe versos. Me gustan los poemas que escoge y al principio se me saltaron las alarmas porque pensé que podían ser dos personas. Nunca he sabido que una de ellas leyera poesía y la otra no escribe como él, pero se le parece. Reconozco estilos cuando he leído mucho a alguna gente, aunque no soy infalible y cualquiera puede disimular. Y, si no fuera porque dudo mucho de que mi otro candidato sepa quién es Santos Domínguez, le hubiera dado todos los puntos. Por muchas razones. Hasta que me di cuenta de que podía ser un ella y no un él y de que posiblemente haya llegado a este sitio por casualidad y haya querido comunicarse con las palabras de otros. Quizá un día se vaya también y yo me acuerde a ratos de ese anónimo que me escribía versos.

Sigo escuchando canciones que me recuerdan los encuentros que nunca se produjeron. Antes cantaba Vicentico. Ahora es Calamaro quien grita.


Cuando yo creo que estás en mi poder, tú te vas soltando, te vas escapando de mis propias manos (...) Al final me aclaro que te estás burlando, que te estás riendo, en mi propia cara de mis sentimientos, de mi corazón.

Parece que escojo el principio, pero que nunca soy capaz de elegir los finales.

Imagen de Janesdead.

13 comentaron:

Luc, Tupp and Cool dijo...

Por unos instantes, he sentido algo muy parecido a la nostalgia...

Ah, y tienes que arreglar el reproductor. Yo oigo varias canciones a la vez... Igual en mi blog pasa lo mismo y yo no me entero...

Besos grandes, tanguera.

ciudadanokani dijo...

Cuando una cancion te revuelve las tripas, cuando te da un vuelco el corazón,... cuando alguien transmite lo que tu sientes... Sabes de lo que hablo.

Arwen dijo...

Eso es forma de llamarle la atención a algo. Espero que el anónimo se atreva a identificarse, aunque sea con un nick...
Y estoy con Luc, tupp... Entrar en tu blog es un poco horroroso porque saltan mogollón de canciones a la vez y te tienes que poner a buscar por toda la página para apagarlas... Si pudieras solucinarlo.
Y Luc, en tu blog no pasa...

Los viajes que no hice dijo...

Tupp, no puedo arreglarlo. Pero he restringido el número de entradas para mostrar: ahora son tres. Y prometo no poner música, sólo una canción por página, si es que surge: es decir, una canción cada tres mensajes. El problema es que no veo si me ha salido bien la nueva configuración porque mi ordenador me guarda las últimas páginas visitadas que es una maravilla, oye... En el tuyo no pasa, pero es que tu reproductor es bastante complicado de utilizar para mí (o no tengo las canciones pertinentes en el momento).

CiudadanoKani, sí que lo sé: todas esas sensaciones: que te revuelva las tripas, que te dé un vuelco el corazón, que te deje destrozado... Y que transmitan lo que yo siento, o lo que pienso, o lo que me gustaría sentir y pensar...

Arwen, no lo creo. Por propia experiencia, sé que quien no se quiere identificar no se identifica nunca. Prefiere largarse antes que perder el anonimato. Hay otro truco para lo de las canciones: APAGAR LOS ALTAVOCES. He dicho.

Random Harvest dijo...

Bonito... nunca sabes a quién acabarás conociendo.

Por lo demás, ahora mismo no es mi mejor momento y no me gustaría ver la desesperanza en la entrada. Así que prefiero no pensarla. Me disculpe usted, que me trae recuerdos a mí también.

Los viajes que no hice dijo...

Random, nunca se sabe. ¿La canción te trae recuerdos también? La verdad es que es tan, pero tan clara...

Lo curioso es que nadie me haya preguntado cuál es esa frase: estáis perdiendo la curiosidad los cuatro gatitos que entráis por aquí. Será porque la curiosidad los mata. A los gatos.

Arwen dijo...

Más bien pensamos que si la callaste es porque forma parte de tu inmtimidad... ¿Cuál es?

Random Harvest dijo...

La canción es clara como el agua del Caribe. Vamos,d e una claridad meridiana. Creo que todos nos hemos sentido así alguna vez.

Soy incapaz de saber cual es la frase, lo siento. Para mí son todas poderosísimas. Eso sí, si hubieras escrito esta entrada hace unos meses me habrías dado unos cuantos días de tristeza, ahora no, me parece tierna, muy tierna. Y me trae buenos recuerdos.

Más curiosidad que la frase en cuestión me produce el saber si esa persona que te dedicó Algo contigo es esa persona, la que tú y yo sabemos.

Algo contigo es un gran bolero. Menos mal que desde cría oigo boleros y rancheras y estoy inmunizada, porque son capaces de destrozarte el estado anímico en segundos.

Los viajes que no hice dijo...

Qué va, Arwen, la callé porque tiene que ver con la otra parte del mensaje. Es "triste destino el que me espera sin poderte conocer". Y luego hablo de la gente a la que no conozco y de la gente a la que no voy a conocer ya nunca...

Random, no, no. Me la dedicó otra persona, no esa persona, que dudo mucho que quisiera "algo conmigo", salvo jugar por jugar, que también es una canción, pero de Sabina. Me la dedicó un tipo al que tampoco he conocido nunca ni conoceré, que es de quien hablo en este mensaje que no nombra, por cierto, a esa persona que tú y yo sabemos... Y sí: los boleros y las rancheras son capaces de destrozarte el estado anímico. Y no digo ya los tangos...

Juanjo Ardid dijo...

Mientras estaba leyendo aquí, por casualidad, me acordé de la canción de Sabina "Contigo", cantada por Niña Pastori.

Los viajes que no hice dijo...

Lo que no sé es cómo llegaste :P
Me gusta más la versión de Sabina. Aunque la Pastori me cae muy bien...

Anónimo dijo...

Posiblemente, no conozcas a muchas de las personas con las que te gustaría tomarte un café... o posiblemente sí.
Estoy segura que nos daremos un abrazo, que compartiremos un café o unos mates cimarrones, una larga charla y muchas risas. Eso sí, no escucharemos tangos.
Náufraga

Los viajes que no hice dijo...

Yo también estoy segura de eso, Náufraga. Nada de tangos. Me tendrás que introducir en la otra música argentina...

(Me encanta verte por aquí).