lunes, 4 de febrero de 2008

Sola

Una taza de té de rosas en una tetera que parece japonesa, pero es blanca y no es de hierro. Un café capuccino en una cafetera que no he querido estrenar aún. Una batidora que muela todos los purés. Una plancha de cocina para la carne y el pescado. Mis historias del arte en una estantería. Y Dickens y Juan Gelman y la Novela de Genji y las revistas y las cenas con los amigos, el mueble bar lleno, algunos ceniceros dispuestos estratégicamente, la charla y la risa.

Nunca me gustó vivir sola. Pero me he dado cuenta de que tengo mal ojo con quienes elijo como compañeros de piso, desde hace mucho. Me he dado cuenta de que es relativamente fácil engañarme porque conservo la ingenuidad de la niñez y jamás podría plantearme que hay quien es venenoso de por sí. Jamás comprendí la envidia ni el desprecio. Y ahora me encuentro con que hay quien aprobó un examen y quiere vernos en la calle a los demás y se dedica a lanzar bulos sobre mí y mi trabajo. Y me encuentro con que ya me cansa no poder leer nunca porque la tele está puesta con series y programas absurdos a todas horas (Escenas de Matrimonio, Al pie de la letra, Identity), lo mismo que me cansa no ver una buena película.

No sé cuándo será. Pero qué ganitas tengo...

13 comentaron:

Los viajes que no hice dijo...

Hija, precisamente estoy pendiente de que me den días para irme con mi familia por ahí. Así que en Semana Santa, no. Pero en otras fechas, CUANDO VIVA SOLA POR FIN, te espero.

El Sagutxo solitario dijo...

Hombre, no todas las épocas son buenas. Tendrás tiempo para leer, para ver una buena peli, se joderán aquellos que dicen lo que no deben, tiempo al tiempo.

¿Cena con amigos? Suena bien. Estaba pensando en pillarme vacaciones en Semana Santa, ¿me paso por tu casa? :)

Ánimo.

PD: aún ni tengo decidido a dónde ir o si iré a algún sitio. Lo que sí sé es que quiero irme, que no es poco. :P

Juanma Ríos dijo...

Yo tampoco podría vivir en un piso compartido. Ni siquiera lo he intentado, porque sé que no podría.

Ánimo, que ya sabes que esto de la vida es un sube y baja, y seguro que pronto llegarán días en los que poder estar tranquila viendo una buena película. Y respecto a esas habladurías, sé lo dañinas que pueden llegar a ser, pero lo mejor es tener la conciencia tranquila y no preocuparse, porque quienes hacen caso a esos juicios de valor por boca de terceros aún merecen menos caso.

Un besote.

Luc, Tupp and Cool dijo...

De esa gentecilla -por no decir gentuza, guardemos las formas en este blog tan impoluto, recién estrenadito, que huele a limpio y a nuevo- vas a encontrar siempre. Y trepas. Y delatores... Hazte a la idea, es como encontrar ácaros, microbios o virus. Están ahí, tienes que convivir con ellos. Aceptálo. Cuenta con eso. Son la otra cara de la moneda, el reverso de la gente buena, honesta, amable, fetén, que también existe y que también encuentras en el camino.

En cuanto a la casa, la solución es más sencilla, aunque tarde un poco. Antes o después, tendrás tu espacio. Convivir es siempre muy complicado, hasta con las personas que quieres. Si encima, no las conoces de nada, ni te cuento.

Claro, que los hay unos más llevadores que otros, y a tí, parece ser, te ha tocado un impresentable de tomo y lomo. Por lo que dices, es de la gama de los ruines, de los que siembran cizaña, y encima un hortera de tomo y lomo. ¡Vomitivo!


Besos y suerte en este nuevo blog. No sé por qué, espero cosas muy, pero que muy interesantes. ;)

anonimo dijo...

Entiendo que debes tener un contratiempo en tu actividad cotidiana y algo más, ya que cambiar el domicilio es ingrato, al menos para mí.

A través de tus amigos deduzco que hay algún cabroncete que no te quiere bien. Diviértete lo que puedas y que no te afecte el capullo de alhelí.

Te tengo una envidia sana porque veo que tienes personas que te quieren o, al menos, te aprecian. Un saludo y espero que soluciones los problemas de intendencia, porque seguro que el blog irá viento en popa. Ya firmaré como "anónimoarriero".

manuela de DXC dijo...

No estoy familiarizada con el uso y manejo en los blog. He entrado en este, por invitación expresa de una persona, que aprecio mucho por su sinceridad y sus ganas de comerse al mundo.
Espero ir participando y aportando mis opiniones en los temas que vayan surgiendo. Me interesa sobre todo la fotografía y la literatura.
Auguro a este blog, apenas estrenado y oliendo a limpio y a pan recienhecho, una buena singladura.

Juan Carlos dijo...

Lo primero, gracias por la confianza de invitarme.

Lo segundo, la foto de esta entrada es fantástica (y lo digo con envidia sana).

Y por último, no me queda claro (ni tiene por que hacerlo) si lo de los problemas de vivir en compañía es una metáfora para el cambio de dirección del blog por los indeseados o algo real.

En cualquier caso, un saludo

Arwen dijo...

Espero que encuentres pronto tu espacio para ti sola. Para mí pensar en compartir piso ahora es una posibilidad inexistente, ni me la planteo, después de estar con una pareja, las opciones son o sola o casada (que dirían mis padres). Claro que he tenido la suerte de poder volver al hogar materno y ahorrarme el susto de los alquileres.
Sólo ánimo, que pases todo lo que pueda de los bulos, que aclimates tu habitación para leer en ella mientras tanto, y que sabes que puedes venir aquí cuando quieras para desconectar y tener para ti el salón, la salita y lo que quieras.
Ah, y a mí también me encanta la foto.

Los viajes que no hice dijo...

Juanma, mi único problema es que mis jefes se lo crean: porque los compañeros (los que lo son, que tú sabes que hay mucho "coincidente laboral") saben perfectamente quién es quién. Pero todavía no me han llamado a capítulo...

Tupp, no lo sabes tú bien lo que me ha tocado a mí. Y espero ser interesante (para ti al menos, aquí).


Arriero, espero que no me aprecien, sino que me quieran, que apreciar es bastante menos que querer. Pero sí, estoy bien rodeada. Y tus apreciaciones son ciertas: espero librarme pronto del capullo de alhelí.

Manuela, guapa: muchísimas gracias... A ver si escribo algo de literatura: las fotos son de Flickr, que tengo pendiente mi cámara de fotos (cuando pierda 20 kilos: me la ha prometido mi madre) y ya pueden ser mías.

Juan Carlos, intento escoger fotos que me gustan. No tengas envidia sana de mí, sino de su autor. Y ahora que lo escribo, me doy cuenta de que se me olvidó poner el enlace, ahora lo arreglo, qué fallo. Y no hay sentido oculto en lo que cuento: no es ninguna metáfora de nada: no suelo ser metafórica. Por incapacidad, no por otra cosa. Es algo real. Yo soy de las que llevan al extremo eso de que el blog es un diario medianamente pornográfico...

Arwen, muchas gracias. Mi habitación es poco aclimatable, ya sabes... Pero creo que me queda poco tiempo y luego me iré a un piso precioso y bonito y viviré sola y veré todo el cine que pueda y mis amigos podrán venir a cenar a casa (que ahora no pueden) y leeré y soñaré y me arrebujaré entre las sábanas con una pedazo de cama de matrimonio para mí sola sola sola...

Suntzu dijo...

Que lo de la cama de matrimonio para una sola es genial (en contra de lo que muchos dicen).
Espero que puedas disponer pronto de tu espacio. Yo ya no sabría vivir sin él, la verdad. Habrá días en los que a lo mejor te pese un poco tanto espacio para ti, pero son los menos.
Un beso.

Los viajes que no hice dijo...

Lo sé, cariño: la he probado: todo ese espacio para revolverte y estirarte... sin tropezar con nadie... Una delicia.

glauka dijo...

Me temo que porque no lo has probado (lo d que nunca te gustó vivir sola). ;)

Nunca es tarde si la dicha es buena, que se dice, y tendrás la suerte de comprobar que tengo razón: no hay nada como vivir solo.

Tiene sus hándicaps sí, pero chiquilla, llevo unos 2 años y un par de meses y nunca jamás he vivido tan bien en casa!!!!!

Paciencia, que todo llegará.

Los viajes que no hice dijo...

No, no lo he probado, Glauka, pero tengo unas ganas que ni te imaginas... Que si entro en una cocina revuelta, sea porque la he revuelto yo; que si hay pelusas en el cuarto, las pelusas sean mías; y que la encimera de la cocina esté siempre impoluta y no haya una toalla de manos en el baño que no se cambia desde hace tres meses...

Vamos, que voy a hacer una fiestuqui (con comida light para mí) a la que van a venir todas esas personas que ahora en la casa en la que vivo no pueden entrar...