domingo, 17 de febrero de 2008

Añoro

Te echo de menos. Ya te lo dije un día, que escribir siempre era escribir una carta a alguien, aunque después no la lea. No la leerás, pero yo escribo, que es la mejor manera que tengo de aventar mis fantasmas. No de expulsarlos: ésos no se van nunca.

Me quedo sin todas las respuestas. Y sin las charlas, la conversación, las risas. Me quedo sin teclas y sin palabras, sin conexiones, sin la excitación lenta de la mente, sin los deseos y sin la esperanza.

Ya sabes: a veces no hay más remedio, pero me resulta complicado perder. No debí perder. No debí, porque me gustaría poder recordarte, tener alguna imagen a la que asirme, una voz martilleándome por dentro, alguna anécdota compartida, una sala de cine a tu lado, un café, una copa, una cama. En estas cosas nunca ha existido dolor sin frustración. Se acabó, ya no más, no puedes desear, no esperes, ninguno de los dos vais a volver nunca. Ni siquiera vas a saber por qué. Sólo sé eso: que al final no me fui yo. Que yo no puedo irme. Y que, aunque intente no pensarlo, espero que algún día aparezcas...




18 comentaron:

un árbol dijo...

Vaya... parece que andamos añorando.

Todo pasa, todo va doliendo cada vez menos, ya lo verás.

Tiempo al tiempo.
Un beso grande y solidario.

El Sagutxo solitario dijo...

En estos casos es en los que yo pienso, siempre: "no fui yo". Las decisiones unilaterales duelen siempre, sobre todo si no se comparten ni en un 1%. No fue culpa tuya, no fuiste responsable, ni siquiera fuiste tú. Quizá no hace que duela menos, pero sí quita un sentimiento de culpa normalmente insoportable. Aunque también frustra, porque si no fuiste tú la que lo estropeó ahora tampoc puedes arreglarlo.

Pasará.

Arriero dijo...

Siento que lo estés pasando tan mal. Estas rachas suelen tenerse si se vive algo más de lo normal.

Al par de veces que me ha pasado, por decirte una cifra, he conseguido sobrevivir y, pasada una temporadilla, hasta disfrutar.

Estas palabras no arreglan nada, pero no tengo otras.

Un saludo y ánimo.



P.S.No me gustaría que escribieras este "lujo" de relatos en primera persona.

Tesa dijo...

He aprendido que no se puede vivir aferrado a la nostalgia, no nos deja ver todo lo que se mueve a nuestro alrededor
...que es la vida.
Un saludo

Luc, Tupp and Cool dijo...

No te consolará, lo sé. Pero cada vez escribes mejor. Lo sabes.

Juanma Ríos dijo...

Subrayo al 100% las palabras de Dooddle; por desgracia, por propia experiencia, tampoco fui yo.

A quienes nos pasan estas cosas, al principio no lo sabemos, pero con el paso del tiempo nos damos cuenta de que no tendremos las respuestas (probablemente no las tenga nadie), pero sí seguiremos teniendo (con otras personas) más charlas, más conversaciones apasionantes, millones y millones de risas, cines, cafés y copas (lo de la cama vendrá después, y diremos "sin prisas, estoy muy bien como estoy ahora").

No dudes ni por un momento que algo de eso te va a faltar, porque no va a ser así. Volverás a poder disfrutar de la vida, mucho más fuerte, siendo más tú misma, con la lección bien aprendida y con una idea más acertada de cuál es tu camino correcto hacia la felicidad. Y la alcanzarás, de eso no me cabe la menor duda ;)

¡¡ÁNIMO GUAPA!!

Un besazo.

Arwen dijo...

y, ¿qué te voy a decir? Lo sabes todo. Y que pasará también. Así que, un gran abrazo.

Sorrow dijo...

Pues yo ya no le echo de menos, fíjate. Y, vale, tengo imagen, voz, anécdotas, cine, café, copa y cama, pero eso no es precisamente una ayuda si se trata de aprender a convivr con unos recuerdos que duelen porque al final las cosas no siguieron por el camino que a mí me hubiera gustado.

Chica, la mancha de una mora con otra verde se quita. Así que mánchate sin miedo y de cerca con café, copa y hasta puro, si se tercia, y déjate de nebulosas.

. of view dijo...

Hoy empieza todo. Así tradujeron una magnífica película de Bertrand Tavernier. A mí me gusta decírselo al espejo a las 6 de la mañana cuando me levanto para coger mi tren. Todos hemos añorado, pero hoy empiza todo.

Ricardo Colomer dijo...

Que duro puede llegar a ser el mundo de los sentimientos.

Un beso y como decimos por Cáceres P'alante.

Los viajes que no hice dijo...

Un árbol, pues sí. Supongo que todo irá doliendo cada vez menos. Cuando el dolor se mezcla con una época de felicidad, es menos dolor. Pero también está la incertidumbre y... Buff. Serán meses curiosos.

Sagutxo, pero es que sí fui yo. Yo le pedí que se fuera. Luego que volviera. Bueno, un jaleo. Y yo tengo complejo de culpa hasta por la guerra de Irak... Lo que sí sé es que no puedo arreglarlo...

Arriero, no vivo más de lo normal. Vivo lo que me dejan. Se sobrevive. Claro que se sobrevive. Muchas gracias. Ah. Los relatos que escribo normalmente son en primera persona y de mí. No sé escribir de nada más. Una, que es egocéntrica...

Tesa, ciertamente. A sacudir la nostalgia, a disfrutar de un concierto esta noche y a cantar...

Tupp, yo creo que escribía mejor cuando era más pequeña. Pero muchas gracias, guapa...

Juanma, no tendré las respuestas. No tendré nunca las respuestas. Eso sí que me jode, la verdad. Pero bueno: no me queda más remedio que asumirlo. Y cafés, copas, cines y cenas y risas y charlas apasionantes las tengo casi a diario (las copas no: estoy a dieta).

Arwen, un abrazo grande, preciosa. Para ti también, hasta que dejes, tú también, de recordar y de añorar.

Sorrow, pues lo tuyo es peor. No que no lo eches de menos, sino que tengas imagen, voz, anécdotas... Ya me contarás qué tal tu mancha verde. Yo aún no he encontrado moras...

Puntos de vista, me lo aplicaré, aunque de Tavernier sólo he visto Capitán Conan. Hoy empieza todo...

Ricardo, sobre todo cuando no lo controlas...

Ana dijo...

Ays niña!

Solo beso enorme .. que mas te puedo decir¿

Besobesobesobeso.

El Sagutxo solitario dijo...

Corcho, ya sabes a qué me refiero. Digo que fuieste tú la que dijo "ya no más" porque él fue el que decía "hasta aquí". Fuiste tú quien se dio por vencida, pero no la que dinamitó todo.

Espero haberme explicado, ando espesa.

Los viajes que no hice dijo...

Ana, sí: aquí sólo gestos de beso.

Sagutxo, pues la verdad es que no me lo había planteado así: "igo que fuieste tú la que dijo "ya no más" porque él fue el que decía "hasta aquí". Fuiste tú quien se dio por vencida, pero no la que dinamitó todo". Sí que te has explicado bien y, de hecho, creo que tienes razón...

Sorrow dijo...

Hey... está bien lo de buscar moras, pero también hay que actualizar ¿eh?

(que ya me imagino que andarás hasta arriba con la mudanza, pero se echa de menos leerte)

Los viajes que no hice dijo...

Estaba en ello, Sorrow, estaba en ello... :P

El Sagutxo solitario dijo...

Claro que tengo razón, ya te lo digo yo... ;)

Los viajes que no hice dijo...

Creo que sí que la tienes. Pero duele tanto...