sábado, 9 de febrero de 2008

Gentes de toga y gentes de espada

Nadie ha leído todo Dumas, pero todo el mundo ha leído a Dumas.



Ando revuelta este fin de semana, entre intrigas palaciegas, herretes de diamantes, cardenales de 35 años que saben de sobornos y se enfrentan con reyes y amores de tres segundos. Por allí anda un chaval gascón, que se mete en peleas siempre que puede, por una mirada o una palabra mal dicha y que salva su impericia con las ganas. También un hombretón noble, corto de entendederas, leal, muy hablador y magnífico para el difícil arte de obedecer sin planear. Y un mosquetero que quiere ser abate y que estudia teología en sus ratos libres, acompañado siempre de una dama y nunca la misma.

A mí me acompañan estos cuatro desde que recuerdo. Siempre me gustaron las espadas y los duelos y ciertas mujeres valientes que no saben esperar sin actuar primero y preguntar más tarde. Hoy me he venido con El vizconde de Bragelonne bajo el brazo, tres tomos y la última de las aventuras que me queda por leer, pero he vuelto a comenzar desde el principio, aunque el principio me lo sepa de memoria. Rochefort, Milady, Richelieu, Tréville, Luis XIII, Ana de Austria, Mourdant. La fuerza, la nobleza, el valor y la astucia.

Por allí anda también otro. Treinta años, poco más o menos. Un hijo. Una mujer a la que quiere ver muerta. Pocos amores, o casi ninguno. Misógino. Casi mudo. Leal. Le busco en cada página y siempre me asombra.

Con él descubrí que puedes enamorarte como una loca de alguien que no ha existido nunca.

19 comentaron:

pere dijo...

Debo admitir que nunca fue santo de mi devoción. Entre otras cosas, me fue imposible odiar a Milady, como Dumas exigia. Pero leyendo esta entrada he recordado la primera novela que leí, hace ya 37 años, sobre un Tigre que amaba una Perla y enfrentaba al Imperio con la ayuda de su "fratellino bianco".
Buenos recuerdos me has traído, mujer.

El Sagutxo solitario dijo...

Yo para descubrir que se puede estar enamorada como una loca de alguien inexistente no necesito a Dumas.

Yo lo estoy de C. K. Dexter Haven desde que lo conocí. Y no existe.

:)

Sorrow dijo...

Yo no. Quiero decir, que no he leído a Dumas. Pero sí que he estado enamorada y hay muchos libros y pelis que me lo recuerdan. Para bien y para mal.

Me gusta tu nuevo sitio. Nada como estrenar ropa nueva ¿verdad?

Ulyanov dijo...

Y descubrir con Veinte años después, que aún puede sorprenderte un enamoramiento más profundo...
Un gran beso

Los viajes que no hice dijo...

Pere, creo que es el mensaje más tierno que he recibido nunca. Te confieso que tengo pendiente, en mi casa, desde hace poco más o menos 27 años, El Tigre de Mompracen. Es decir, llevo viéndolo durante siglos en mi biblioteca, pero nunca lo he leído. Así que, en cuanto termine con los Mosqueteros, me pongo con Sandokan.

Sagutxo, CK Dexter Haven sí existe. Yo he estado comiendo con él. Es guapo, ácido, corrosivo y dulce. Chincha, chincha...

Sorrow, pues es magnífico. Bueno, a mí me encanta (que en esto de los gustos literarios, cada cual tiene el suyo). Y sí: nada como estrenar ropa nueva. Lo que me encantaría es saber diseñar la página para que estuviera a mi gusto, pero no tengo ni idea de eso...

Ulyanov, me encanta verte por aquí. Y sí: tienes razón: con Veinte años después me volví a enamorar y no sé qué será de mí con El Vizconde de Bragelonne. Es que leo una línea de diálogo suya y... ¡Buf! Que sí, que es cierto, que estoy enamorada de Athos, qué se le va a hacer... Y menos mal que es literario: en la vida real, estar con un tipo así sería un sufrimiento continuo...

El Sagutxo solitario dijo...

Evidentemente, no me refería a ese CKDexterHaven, sino a este. Y el segundo, créeme, no existe.

El otro ni idea de cómo es.

Los viajes que no hice dijo...

Pues el primero es magnífico, te lo digo yo...

Y el segundo digo yo que también. Tengo pendiente de ver Historias de Filadelfia...

Ricardo Colomer dijo...

El amor es el amor en cualquiera de sus variedades y números, no hay primeros ni segundos, si no amores al primero y al segundo, cada uno distinto, cada uno sublime. Un beso

El Sagutxo solitario dijo...

¿Me dices en serio que nunca has visto Historias de Filadelfia?

*se desmaya*

Bueno, pues tienes dos opciones:

- Bajarte el ripeo que hice yo.
- Esperar y verla algún día conmigo. Y verás lo que es ver babear a alguien (no sólo por C. K. Dexter Haven).

:)

Arwen dijo...

Creo que todas descubrimos en algún momento que podemos estar enamoradas de alguien que jamás existió... Y también que preferimos las personas que están en nuestros libros a las que nos hemos encontrado (no siempre, ¿eh? Solo a veces).

Sorrow dijo...

Ya me gustaría poder ayudarte en eso de la página... La mía fue un regalo de dos buenos amigos (uno diseñador gráfico y otro informático), que hartos de las colgaderas de blogia decidieron comprarme un dominio propio y personalizarlo. Hasta merchandaising de la página me hicieron (chapas, una taza, camisetas, un pijama...). Jo, y al final nunca escribí sobre ello... si es que soy un desastre...

Los viajes que no hice dijo...

Ricardo, no nos referíamos al primer o segundo amor, sino al "primer" CK Dexter (el de la película Historias de Filadelfia) y al "segundo", un amigo internauta que tomó su nombre como nick. De eso hablábamos. Y los dos, eso sí, son sublimes.

Doodd, como ya habrás visto en mi entrada que está encima de ésta, me voy a vivir sola. Ya puedes venir cuando quieras. Eso, por una parte. Por otra: me bajaré el ripeo para verla, que le tengo muchas ganas, y la veré contigo. Y te veré babear.

Arwen, yo siempre prefiero a alguien en carne y hueso que a unas letras, ya lo sabes. Eso sí: con ciertos personajes (Athos, Sidney Carton, Tarod o Meriadoc Brandigamo) tengo una especie de amor insano y maravillado que no se me va...

Sorrow, pues creo que les vas debiendo la entrada. Con lo preciosa que es tu página... Por cierto, creo que puedes poner el enlace aunque no sea de blogger, pero no estoy segura del todo...

Arwen dijo...

También prefiero coger carne que conste jajaja jajaja jajaja
Pero, eso, que hay personajes que enamoran y no se puede evitar.

Los viajes que no hice dijo...

Ejem. Si es que estamos que nos salimos.

Suntzu dijo...

Yo solo tengo una cosa que decir: Darcy.
Hala.

Ricardo Colomer dijo...

Joé, si es que no me entero. Perdón, perdón, perdón

Los viajes que no hice dijo...

Suntzu, no la he leído. Digo yo que será el Darcy de Austen (si es otro, me lo dices), el de Orgullo y Prejuicio. Pero es que con Austen no puedo (cada vez que lo digo, se me echan encima). Lo volveré a intentar...

Ricardo, jajaja. Perdonado, perdonado, perdonado... :P

Suntzu dijo...

No te preocupes, cada cual tiene sus gustos. Si no puedes, tampoco te fuerces, que bastantes cosas hacemos en la vida sin querer.
Y sí, es el de Austen.
Besos.

Los viajes que no hice dijo...

No, si el caso es que debería intentarlo con Austen, digo yo...