viernes, 28 de marzo de 2008

Desahogo psicológico gilipollesco

Me paso la vida dando vueltas y esperando. Ahorro porque no sé qué va a pasar dentro de dos meses. Puede que mantenga el trabajo, puede que no. Y, teniendo en cuenta mi perra suerte en la vida laboral, mucho me temo que será la segunda. Tampoco podré ahorrar demasiado: en mi futuro más cercano aparecen dos bodas en las que se me va a ir la pasta que debería guardar (regalo, menú, buscar un traje que me quepa -a ver dónde, con todas estas tiendas que consideran que una talla grande es la 42- y que me quede monísimo de la muerte y por el que no me cobren 400 euros, buscar unos zapatos, buscar un bolso de fiesta que no me pondré nunca pero que también me costará un riñón, porque estas cosas siempre cuestan un riñón). Y sigo esperando.


Espero poder irme un día de vacaciones, de viaje, a un extranjero que no sea Portugal. Una a Nueva York; otra a Túnez y a Amsterdam y a Noruega y a Alemania y a Cuba; dos más a Berlín; uno a México; otros a Egipto... A mi alrededor todo el mundo se larga. Tienen con quién, punto primero (no: no me gusta viajar sola: me parece un coñazo viajar sola. Y más cuando no conoces el idioma, no sabes dónde puedes ir ni cómo llegar y el sentimiento de aventuras lo dejas para los libros de capa y espada). Y tienen con qué, que es más importante. Que yo tendría, pero si me lo gasto, me quedo a cero. Y si me quedo a cero y en paro (que, repito, teniendo en cuenta mi perra suerte en el mundo laboral será lo más probable), nadie más que yo me echaré en cara la imprudencia. A este paso cumpliré los 45 y no habré salido de la Península.

Por no hablar de los "por qué no te compras un coche", "por qué no te compras una casa" (¿se puede comprar uno una casa y un coche y viajar una vez al año y pagar un alquiler -en algún lado tendré que vivir hasta que me den el piso- y comida, agua, comunidad y luz y dietista con 1300 euros al mes sin tener ahorrados más que 2000, porque me gasté 3000 en el carnet del coche y sin saber si dentro de un bimestre vas a seguir cobrando? Soy manirrota, vale, pero no me salen las cuentas).

Lo peor es la sensación de idiotez. De que no eres capaz de conseguir nada, ni siquiera una cierta seguridad laboral después de diez años trabajando. Que no sabes cómo demonios tienes que vivir ni cómo hacer para que no limitarte a vegetar-que es lo que hago, básicamente-.

Y me quejo porque me da la gana. Porque estoy harta del sistema y de mi vida sin tiempo ni posibilidades. Más del sistema que de mi vida pero también de mi vida. Que no es lo que tú haces de ella, sino lo que te dejan hacer. El cuento de que el futuro lo decide uno es sólo eso: un cuento, una pura ilusión de libertad de movimientos que sólo convence a los imbéciles. Por eso me quejo.

Por eso y porque si lo escribo a veces logro alejar el miedo.

No siempre funciona.

Me temo que hoy es una de esas veces.


26 comentaron:

Elisa dijo...

Me ha encantado este post. Casi me ha asustado. Parece que me leyeras el cerebro. Totalmente. Te leo desde hace mucho...una tal Sorrow me reveló tu talento. Y hasta hoy. A mí también se me va todo el mundo por ahí. Y aunque ahora (no siempre ha sido así) tengo un novio maravilloso, él también se me va continuamente porque tiene un curro increíble que yo nunca tendré, y viaja a Hong Kong, a Tokio, a NY...Y yo (periodista, también) me quedo esperando...a tiempos mejores! Besos

Sorrow dijo...

¡Hombre, Elisa! Por fin te has animado a comentar... :)

¿Esto iba de desahogos no? Pues mi vida sentimental es un ful y ya no sé que hago mal... ¿Querer demasiado? Tal vez... Voy a empezar a usar parte de esa energía para mí misma y el que me quiera ¡que me busque! He dicho.

paupablo dijo...

Yo tengo miedo a cosas muy similar, casi las mismas. Pero todavía no había logrado exponerlas de manera tan concreta.

Arriero dijo...

Después de leer "tu desahogo" no me extraña que de vez en cuando puedas salir por los cerros de Úbeda. Jamás pensé que una mujer de tu valía pudiera estar en las condiciones laborales que dices. Y hablo de valía intelectual, que es incontestable, y de la física -tu cara bidimensional-...que me pone.

No sabía que en mi querida tierra estaba la cosa del curro tan chunga. Cada vez me reafirmo más en que las personas como "vuecencia" -es broma sin retranca-deberíais convertiros en funcionarias, solucionar la parte del capital y tendreis tiempo para hacernos disfrutar al resto de los mortales con vuestras letras.

Futura viajera ¿ves como tengo razón al decir que no te saben apreciar?. La gemología puede llegar a ser una profesión complicada y harto difícil para los ineptos. ¿A quién coño tienes de jefe?.

Tu emisora que es ¿pública o privada?. Si es la primera mandamos una instancia a Fernández Vara. La verdad es que hay que ser memo para que no pudieras continuar. Ánimo, que el mundo será tuyo y si la fotografía hay que hacerla tridimensional...¡se hace! y el que no pueda que se joda. Arriero.

Juanma Ríos dijo...

Invertir en viajes es invertir en vida. Es lo que nos vamos a llevar a la tumba. De nada sirve el dinero en el banco, ni tener un buen trabajo si no puedes disfrutar de la vida. Nadie sabe nunca qué puede pasar el día de mañana, así que soy de los que piensan que lo mejor es aprovechar el momento, el presente, que es lo único que vale, mirando siempre de reojo al futuro, porque es el lugar en el que vamos a vivir.

Jamás podría arrepentirme de haberme gastado pelas en un viaje porque gastarlo en eso es gastarlo en vida (con todo lo que eso conlleva: sensaciones, sentimientos, aprendizaje, madurez, etc.), que no hay más que una y el tiempo se pasa volando.

¡Ánimo y haz algún viajecillo sin pensar en las consecuencias! No se puede vivir con el miedo al mañana, porque eso no es vida y no sirve de nada, porque por más que planifiques tu futuro jamás podrás saber qué sucederá al día siguiente; el futuro no existe más que en nuestras cabezas.

elPadrino dijo...

Me gustas más cuando escribes este otro tipo de posts.
Recupera pronto la felicidad.
Besos.

El Sagutxo solitario dijo...

Las cosas mejorarán... ya verás. Para mí que es la primavera.

Yo tampoco puedo estar demasiado contenta, pero leches, siempre encuentro algo por lo que sonreír. Rebusca, que hay un montón de cosas.

El día que te subas por aquí te llevo a Francia ;)

Arwen dijo...

Un abrazo. Y respira.

pontos de vista e mais nada dijo...

Si no fuera por la depresión primaveral que sufro, sazonada con incertidumbres laborales ( y obras en casa, que también tene su cosa) intentaría elevarte el ánimo.

Piensa en cómo ser feliz y en serlo de forma sensata. Viaja, intenta onseguir un vuelo barato en el puente de mayo, no tengas miedo de ir sola que no te va a pasar nada. Es más, te será más fácil conocer a gente.

No te preocupes por el idioma: Intenta balbucear cualquier cosa en inglés y halarás a otra persona que, también balbuceando, te entenderá.

No te preocupes por el futuro laboral: Si vales y haces las cosas bien tus jefes se las apañarán para que sigas, salvo que sean unos cenutrios de esos que les da igual que quien entreviste a una escritora no haya leído nada en su vida.

Stop complaining! Sal a la calle, haz lo que quiera y aprende la historia de la cebra.

Las cebras son felices. Si una cebra, cuando bebe en un arroyo, estuviera pensando que va a ser devorada por una leona, tendría el mismo stress y la misma angustia que si el fiero animal estuviera delante. La cebra, cuando está el león, busca una solución. Así que, ahora que tienes trabajo, sigue bebiendo en el arroyo y deja los temores para cuando lleguen.

Tú sabes que vales. Lo sabes bien. Sabes que por aquí no hay casi nadie de tu edad con una cultura tan amplia como para hacer lo que haces. Siempre habrá algo para la gente válida. Y tú lo eres.

salud

P.S. Si los amigos nos quieren, ¿por qué son tan crueles invitándonos a bodas en las que nos tenemos que gastar un cuarto del sueldo? Casi ningún amigo se casó y los pocos que lo hicieron no me invitaron (eso hace que los quiera todavía más).

Ana dijo...

Quéjate niña! Viene bien si con cada queja sueltas agobios y lastres (al estilo resoplo de buf buf meneando los brazos sabes?) ... pero tienes que soltar que si no no vale para náaaaaaa.

Besotes y animo!!

Hatt dijo...

¡Ánimo muchacha!. Y es que, con matices, muchos andamos en situaciones semejantes.

Es cuestión de que vayamos haciendo lo que podamos.

(eso sí lo de las bodas es innombrable y si encima hay despedida...; yo tengo una en breve y la que han planeado, han echado cuentas y "sólo" nos gastaríamos 450 € por persona, y luego aparte el regalo; por supuesto, no iré a la mayoría de las cosas planeadas).

Otro precario...

Nutshell dijo...

Hola,

Sobre este asunto ya te he contado lo que pienso. FOCUS, FOCUS, FOCUS, FOCUS, FOCUS, FOCUS, FOCUS, FOCUS, FOCUS, bueno me quedaré con algo de FOCUS para mi vida.

Por cierto, no sé si será el cambio de hora, pero he acabado la historia del francés.

No creo que tenga una moraleja (si tiene alguna) muy apropiada para nuestro problema de enfoque, pero, en todo caso, espero que, durante unos minutos, te olvides de otro tipo de historias y leas la del memo.

Un beso.

Luc, Tupp and Cool dijo...

Yo sólo te mando un abrazo muy largo, Viajera.

FLaC dijo...

Un abrazo fuerte, Olga. Y mucho ánimo. Y que tengas suerte y te puedas ir de viaje muchas veces. Y si vas a Amsterdam, cómete una ración de setas a mi salud. Y otro abrazo y un besazo.

alelo dijo...

Salté a Francia, ¡buen país!,
y como en Nápoles vos,
puse un cartel en París
diciendo: Aquí hay un don Luis
que vale lo menos dos.
Pasará aquí algunos meses,
y no trae más intereses
ni se aviene a más empresas,
que adorar a las francesas,
y a reñir con los franceses.


Pues eso, como en el Don Juan, no lleves más intereses que reñir a las francesas y adorar a los franceses.

Sí, ya sé que he cambiado el sexo, pero los textos hay que adaptarlos según a quién vayan dirigidos.

Los viajes que no hice dijo...

Elisa, si vienes de parte de Sorrow, eres de lo más bienvenida aquí. Muchas gracias por tu comentario. A una amiga mía le pasa lo mismo con su pareja: no para de viajar por el mundo, pero tiene tiempo de estar con ella (al fin y al cabo, viven juntos y nunca está fuera más de una semana). Aprovecha lo que puedas con él... digo yo. Que de novios no entiendo.

Sorrow, consuélate, reina. Por lo menos tienes vida sentimental. La mía es inexistente... :P

Paupablo, leí tu texto de los miedos. Yo pienso, también, que no logro contar las cosas como tú.

Arriero, pues así están las cosas.

Juanma, el problema de invertir en viajes es cuando no tienes dinero para ello o no sabes si lo tendrás... con lo cual no te lo puedes gastar, por si acaso resulta que vuelves a quedarte en paro un año y medio: para que quien te ha de mantener mientras buscas trabajo o piensas en tirarte por el balcón, no te eche en cara que te gastaste una pasta en juerga, más que nada... Sobre todo, cuando quien ha de mantenerte no está en una situación económica como para mantener a nadie, la verdad.

elPadrino, yo también me gusto más. Pero no suelen durar mucho las circunstancias que motivan ese otro tipo de posts.

Sagutxo, puede haber un montón de cosas, no te digo que no. Pero yo estoy en fase de lloro diario, no de sonrisa :P

Arwen, gracias. Si acabara de respirar, finalizarían todos los problemas, mira...

Puntos de vista, espero que lo tuyo se arregle pronto. La incertidumbre laboral y las obras en casa. En lo de que siempre habrá algo para la gente válida... permíteme dudarlo: lo de que siempre habrá algo y lo de que yo lo sea.

Ana, no lo suelto. El problema es que todo el mundo a mi alrededor lo ve mucho más fácil todo que yo (porque tienen trabajo estable, parejas, enamoramientos varios, viajes y vida social). Así que el lastre es el que hay.

Hatt, pues eso. Que disfrutes de tu boda, a pesar del palo económico.

Nutshell, a mí el focus se me acabó hace tiempo... Pero gracias. Me gustó tu final.

Tupp, muchas gracias.

FLaC, también muchas gracias. A Amsterdam no creo que vaya (ni a la vuelta de la esquina, la verdad). Pero si alguien va, que se coma las setas por ti y por mí.

Alelo, aparte de la sucesión de lugares que no he visto, no sé qué tiene que ver Don Juan conmigo... :S

alelo dijo...

¿Por qué tendría que ver algo? ¿Por qué no tendría que ver? Lo importante es que si quieres viajar lo hagas, de la manera que sea, pongas una pica en Flandes, no te preocupe el no tener dinero luego porque Dios - si acaso existe - después proveerá y que no lleves más intereses que reñir a las francesas y adorar a los franceses.

Yo todavía recuerdo con cariño un viaje a Italia con una mochila y un saco como único equipaje, las noches de insomnio en los patios de los conventos franciscanos -eran los únicos que te dejaban dormir a salvo sin cobrar - y el hambre que pasé. Años después volví con maleta, hotel y comida. No lo recuerdo igual de bien.

Hala, "palante" que el mundo es muy pequeño.

princesadehojalata dijo...

Que no decaiga! También escribes, y con ello nos haces un poco más felices.
Besos.

Suntzu dijo...

Cómo te entiendo.

Alive dijo...

Pues sigue escribiendo..si eso hace que el miedo se aleje!
Y no dejes de quejarte cada vez que sientas que debes hacerlo!
Besos

Los viajes que no hice dijo...

Alelo, es buena idea ésa: ¡pero me apetecería comer si voy a visitar un país! (Y dormir en un sitio en el que no me puedan violar :S).

Princesa, muchas gracias...

Suntzu, lo sé. Pero consuélate: ¡tienes trabajo y casa!

Alive, pues eso hago: desahogarme.

Juan Carlos dijo...

Hola, aunque sea un poco a destiempo, ánimo, que ya vendrán tiempos mejores. Mi receta para mejorar fue irme de España y, casi, casi, empezar de cero. A lo mejor a ti no te vale, pero piénsatelo.

Por cierto, no creo que un novio solucione nada. Pero casi seguro que cuando todo esté solucionado (es decir, tú misma) entonces encontrarás a tu media naranja.

Creo que es más fácil atraer a la persona adecuada cuando uno está en paz consigo mismo.

Un saludo

Los viajes que no hice dijo...

No hablaba de un novio aquí, la verdad... No es algo que entre en mis planes a muy largo plazo. Ni por asomo.

Adela dijo...

No sé si llegarás a leer este comentario... Hace ya mucho que escribiste el post.

Cobro lo mismo que tú, vivo sola y pago 530 € de alquiler... Más gastos. Más gasolina. Más targetas de metro para ir a trabajar. Más comida. Más móvil. Más gimnasio. Más... Algún medicamento, que siempre caen...

Más... Extras. Llámale boda, cumpleaños, Navidad... O una camiseta para mí, que agradezco poderme permitir, ya que estoy trabajando...

Y te hablo de cosas básicas. Nada lujoso.

Quizás no puedas hacer un viaje largo, o muy lejos... Pero sí se puede ahorrar para irte fuera 3 ó 4días, a Europa.

Yo tengo algo más ahorrado, aunque no mucho más... De cuando vivía con mis padres aún... Y ese dinero está destinado a viajes. Lo estará, vaya... Ese es otro tema.

Pero una escapada, con tu sueldo (que es el mío) sí se puede. Que yo lo he hecho, y lo sigo haciendo.

Prescindiendo, por supuesto, de otras cosas durante un tiempo (cenas-copas-libros-ropa...)

Y que conste, que el hecho de que se pueda, no quiere decir que no encuentre que el sistema sea una auténtica vergüenza. Que alguien que trabaja no tendría que estar haciendo tantos números constantemente para algún pequeño capricho...

Adela dijo...

Por cierto...

Por el tema de la ausencia de compañía también pasé... Ahí nada que decir. Si no te apetece viajar sola... Sólo se puede esperar.

O ir al Camino de Santiago -insisto- que aunque no sea fuera de España, es uno de los mejores viajes que he hecho, sin duda. Y sola.


Y aunque el miedo, a veces, y sólo a veces, sea dificil dominarlo...

Dudo mucho que te quedes sin trabajo.

Yo te animo a que tengas ahorrados 1700 € en vez de 2000 y te vayas unos días... Donde te de la gana!!!

Ojalá encuentres una compañía de tu agrado, que no todas sirven...

Los viajes que no hice dijo...

No sé: lo que tengo claro es que, cuando viaje, viajaré a lo grande. No creo que en cuatro días puedas conocer una ciudad: ni siquiera lo imprescindible.
La compañía a estas alturas no me preocupa: viajaré sola. Y lo pasaré bien.
Eso sí: con los jaleos del paro, será el año que viene.