martes, 14 de agosto de 2007

Espadas

Después de preguntar a los expertos y de mirar mil páginas de internet, descubro que soy de ideas fijas. Se han ido los dos a Toledo, supongo que a Marto, para hacer realidad un sueño de niña (el otro es más difícil: una habitación entera y grandísima con una maqueta de tren) y ya tengo mi espada. No la Andúril de Aragorn, hijo de Arathorn, no es oro todo lo que reluce ni toda la gente errante anda perdida, ni la de Elendil, forjarán otra vez la espada rota; sino la de montaraz, de cuando Aragorn era Strider, o Trancos, y vivía en los bosques, y esperaba a Arwen y se metía de rondón en una taberna para abordar a Frodo porque sabía de su anillo, un anillo para atraerlos a todos y atarlos en las tinieblas. Crecí admirando a Meriadoc Brandigamo, a Strider y a Gandalf y, aunque Aragorn, para muchos, tenga la cara de Viggo Mortensen, para mí es un personaje de cómic, de uno de los cómics de mi niñez, con la armadura, la capa verde, el pelo corto y negro, cuarenta años y mil más a las espaldas.

Hace unos días hablaba con un profesor de la Facultad de Filosofía y Letras de Cáceres para hacerle la misma pregunta que les hago a todos: "y tus niños, ¿te leen o no te leen?" y para escuchar la misma respuesta que les oigo a todos, que sólo leen las lecturas obligadas (que me parece el camino más corto para que alguien aborrezca los libros: allí yo, con 20 años, intentando meterme Esperando a Godot mientras aparcaba un puñado de cartas de Kafka, a James Joyce y a Pessoa: pobre Beckett: qué mal le traté). Y que alguno lee cosas como Harry Potter o El Señor de los Anillos. "Oye, que El Señor de los Anillos está bien". Y me miró, creo, como si yo no hubiera leído un libro en mi vida. Pero a qué voy a explicarle yo. Y aunque fuera el peor libro del mundo, qué coño, con El Señor de los Anillos no se mete nadie, salvo mi hermano Antonio, que puede arremeter con lo que le dé la gana, porque es mi hermano, es muy culto y me ha comprado una espada montaraz.
Se han ido los dos, decía, el escocés que toca la gaita en el casco antiguo de Cáceres y que escribe relatos y poesía, el enamorado de los duelos verbales, que lo mismo te habla de Aristóteles que de artes marciales japonesas, y Claridad, la niña que obra milagros, la que siempre gana al Trivial, la que pone mil caras con su cara expresiva y lleva una bruja, o una meiga, colgada del cuello. Se han ido a Toledo, para llamarme, qué espada quieres, y no quiero una falcata, ni una daga, ni la Tizona del Cid, ni a Andúril, ni a Narsil, que es más fina, está más decorada y tiene un soporte historiadísimo. La mía es otra, la de los bosques, la del rey sin nada que reinar, la de aventuras. Y allí la pondré, cuando tenga un espacio mío: al lado de los libros de Tolkien, Louise Cooper, Ursula K. Le Guin, Stevenson, Dumas, sir Thomas Malory, la Baronesa de Orcy. Al lado de todos los que me hicieron amar una buena historia de piratas, de venganzas y de espadachines.

Imagen: Cómic de Luis Bermejo. Aragorn, Strider, es el de la primera viñeta, al lado del hobbit rubio, que no es otro que Sam.

11 comentaron:

EFE dijo...

Pero qué post TAN grande. Mola.

Me he acordado de cuando vi por primera vez la peli de Bakshi, y las diez veces más que la vi hasta que me compré y leí el libro, hace más de veinte años.

Nostaaaaalgiaaaaa...

Random Harvest dijo...

Pues yo como no soy de esas cosas de cómics y tal y de nada de lo que escribes en este post solo me queda felicitarte por tu espada. Yo también tengo una, me la compré en Toledo. la mía es la réplica de la de Carlos V (para mí I, pero bueno...). A mi cuñado le traje de regalo una réplica de la Tizona xDD.

Arwen dijo...

Ah, y efectivamente, que nadie se meta con 'El señor de los anillos' y más si es alguien que te miró con cara de no haberlo leído jamás.

Arwen dijo...

¡Qué bonito! El texto, el regalo, lo que dices, porque es verdad que Trancos es mejor, y que da igual la cara que tenga, porque es Trancos, el montaraz. Has elegido muy bien la espada, yo, aunque tengo el nombre de otro personaje, también habría escogido la suya.
Por cierto, leyendo tu enlace sobre arwen descubrí que elegí un nombre más apropiado de lo que parecía, o más equivocado de lo que pensaba.
Un besazo guapa y dáles la enhorabuena a los que fueron a Toledo.

M dijo...

Bueno....el mio, me va leyendo...Claro, que cositas como Pocoyo, Increibles y las burbujas de Nemo.

La que nos queda hasta llegar a Tolkien...¡¡

B x C

Suntzu dijo...

Me has tocado mi punto debil. Que buena entrada, moza. Yo tambien quiero espadas. Todas las del libro. Aunque si tengo que elegir alguna, me quedo... En blanco. Me gustan todas proque todas tienen su historia.

Me ha encantado. Gracias por defender un libro que, para mi, ha sido el libro de mi vida. Por muchisimas razones.

UnaExcusa dijo...

Efe, bienvenido... Creo que yo también vi la película cuando era pequeña (mis hermanos podrían ilustrar eso), pero no me acuerdo de nada... ¿Circulará por internet en buena calidad?
Dood, tú es que eres más histórica que yo...

Arwen... ¿doncella? ¿te pega lo de doncella? Hay que ver las concepciones que cada uno tiene de sí mismo... Más que la enhorabuena, les daré las gracias por mi regalo de cumpleaños/Reyes Magos... Y bueno: el profe me miró asombrado, qué se le va a hacer: tanto clásico y tan poco mundo élfico producen esas cosas: que a uno se le olvide que no se lee para saber más, ni para atesorar conocimientos (que está muy bien): que se lee como se disfruta de una buena cena o se habla con los amigos: porque es tan divertido...

Viuda, no desesperes. Y si no lee, pues... Coño, es que no me imagino tener un hijo que no leyera... Te iba a decir que si no lee no pasa nada. Pero sí que pasa. Ya llegaréis a Tolkien, Kipling, Kincaid, Dumas, Twain, Golding y demás compañeros mártires...

Suntzu, yo pensaba que tu libro era el Arte de la Guerra... De nada. Ya me hablarás tú de los clásicos griegos y las piedras...

Antonio Ayuso dijo...

Pocoyo es mu bueno).
Sobre la espada, no es la de Martos, esa simplemente por ser de Martos y llevar los derechos costaba una pasta, es otra, una "réplica", hecha del mismo acero, la misma calidad en el cosido de la empuñadura, igual de bien equilibrada (lo he probado ya) y con la única diferencia de que la empuñadura es azul en lugar de verde, por lo demás es igual (también viene con el escudo para colgarla) sólo que, eso sí, mucho más barata. Avisada quedas.

Antonio Ayuso dijo...

Por cierto, la pelicula de dibujos animados (mezclados con fotogramas) sí circula en buena calidad, al igual que la de tigra, hielo y fuego (otra buena pelicula de fantasía)

UnaExcusa dijo...

Escocés, muchas gracias, guapetón... Y mira, me gusta más que la empuñadura sea azul en lugar de verde, porque el azul me encanta y el verde bastante menos... Y me alegro de que haya sido más barata, porque la verdad es que me daba un poco de cargo de conciencia que os gastárais casi 50.000 pesetas (yo no me acostumbraré nunca a los euros) en una espada... por mucho deseo de infancia que fuera. Gracias, gracias, gracias...

Arwen dijo...

No, no creo yo que dé el perfil de doncella, ni intentándolo con todas mis fuerzas, ni ganas que tengo, la verdad. Lo decía por estrella de la tarde (porque es como decir de la noche, la luna, tú sabes) y por lo de las renuncias...