domingo, 1 de marzo de 2009

Intento


Voy a intentar escribir, me digo. Pero lo cierto es que tampoco tengo nada que contar. Está la sensación de que el cerebro es una vasta extensión yerma; de que ciertas partes del mundo se te desmoronan sin saber qué ha ocurrido, ni ganas de averiguarlo; de que el pensamiento no lleva a la acción sino a la taquicardia y de que las horas se escapan sin hacer nada provechoso.

Una porción de todo esto terminará en un mes. Cuatro semanas pasan pronto, me digo, aunque me temo que se van a hacer muy lentas. Por eso hay que buscar ocupación en las horas de ocio: seguir viendo capítulos de Northern Exposure; disparar fotografías; vencer la pereza para ir al cine; hacer planes para pensar poco. Leer, leer, leer. Desechar lo que nunca fue importante. Asumir la exclusión. Lograr que no importe ni desequilibre. Esperar que pase el tiempo.

No asustarme.

A estas alturas, todavía no he averiguado cómo se hace eso.

Imagen de Celeste.

15 comentaron:

princesadehojalata dijo...

jo yo tampoco sé cómo se hace, pero tengo claro que en parte rodeándome de gente como tú.

(lee, lee)

QUEMANIA dijo...

Chica cuando algo nos viene de camino, da igual asustarse, cantar o llorar. Cuando llegue será del color que nosotros lo miremos, porque siempre podría haber sido mejor y peor.
Un abrazo.

Juan Carlos dijo...

El problema de buscar algo que contar y no encontrarlo es pensar que ya lo has contado todo. Ese es el momento peligroso. Sin embargo hace mucho más bello al momento siguiente, en el que de pronto descubres que sí tienes qué contar y vuelves a hacerlo, y eres incapaz de parar.

Luc, Tupp and Cool dijo...

¿Qué terminará en un mes?

Maritoñi dijo...

Ya te llegrará la inspiración y seguiro que de la taquicardaia te salen maravillosas letras.
Besos desde Granada, preciosa.

Ulyanov dijo...

No te concentres en el tiempo en sí mismo, sino en sus aledaños. Dios mío, parezco un maestro zen! Si no tienes ganas de escribir, no lo hagas, ya saldrán los temas. Pero tienes fotos, cuélgalas. A veces las imágenes llevan más palabras dentro de sí de lo que parece. Un beso muy muy grande

Ricardo Colomer dijo...

Se hace siendo tú. El tiempo ya se irá encargando de poner a cada uno en su sitio, sabes que siempre lo hace.

Un besote fuerte

FLaC dijo...

Un saludete. Casi no puedo decir nada más... por lo críptico de la entrada y lo desconectado que he estado yo...

Los viajes que no hice dijo...

Princesa, muchas gracias... Más que leer, estoy viendo más cine que nunca. Leer, leo. Pero sólo libros de fotografía. ¿Cuenta?

Quemania, pues también tienes razón, oyes.

Juan Carlos, creo que pasa eso: pensar que ya está todo dicho. Y que lo dicho tampoco es que fuera nada del otro mundo, en fin.

Tupp, mi purgatorio. Termina en un mes. Se me está pasando de lento...

Maritoñi, a ver si es verdad.

Ulyanov, sí, más que ruso, pareces zen. Eso hago: no escribir cuando no tengo ganas. No puedo forzar las palabras. Cuando tenga fotos, las colgaré...

Ricardo, eso pienso yo: que el tiempo pone a cada uno en su sitio. Lo que ocurre es que a veces pasa lento. Pero al final pondrá a cada uno en su sitio...

FLaC, ¿ya tienes internet? Besos grandes...

Nerina Thomas dijo...

No crees un problema que aún no existe. No olvides que lo que se piensa crece.
Vamos, te invito a cenar y luego caminaremos contándonos historias o detalles que nos harán sonreir muchas horas. TE ESPERO EN LA PUERTA.
UN ABRAZO

princesadehojalata dijo...

Claro que cuenta, anda que no dicen cosas las fotos!
dos recomendaciones:
SAGA libro de Arno Rafael Minkkien (si buscas en google puedes ver fotos de este artista que se mimetiza con el paisaje).
LONE STAR película sobre barreras físicas y mentales, sobre la justicia y la ley de los hombres.
Besos.

me he puesto en color :)

princesadehojalata dijo...

Minkkinen, a ver ahora:

http://www.arnorafaelminkkinen.org/


http://princesadehojalata.blogspot.com/2006/05/arno-rafael-minkkinen.html

Cable Hogue dijo...

Hija, últimamente no pillo nada de lo que escribes, hay tantas alusiones implícitas y complicidades que no me atañen que no te sigo (cosa va completamente con la naturaleza inicial de este espacio, así que no por qué digo nada, pero bueno, aunque solo fuera porque sepas que continúo leyendo-te)

Yo dejo de asustarme cuand me asusto de verdad y veo que no era pa' tanto.

Anónimo dijo...

Poema Elegía A Las Musas de Leandro Fernández de Moratín

Esta corona, adorno de mi frente,
esta sonante lira y flautas de oro
y máscaras alegres, que algún día
me disteis, sacras Musas, de mis manos
trémulas recibid, el canto acabe,
que filera osado intento repetirle.
He visto ya cómo la edad ligera,
apresurando a no volver las horas,
robó con ellas su vigor al numen.
Sé que negáis vuestro favor divino
a la cansada senectud, y en vano
filera implorarle; pero en tanto, bellas
ninfas, del verde Pindo habitadoras,
no me neguéis que os agradezca humilde
los bienes que os debí. Si pude un día,
no indigno sucesor de nombre ilustre,
dilatarle famoso, a vos file dado
llevar al fin mi atrevimiento. Solo
pudo bastar vuestro amoroso anhelo
a prestarme constancia en los afanes
que turbaron mi paz, cuando insolente,
vano saber, enconos y venganzas
codicia y ambición la patria mía
abandonaron a civil discordia.
Yo vi del polvo levantarse audaces
a dominar y perecer tiranos,
atropellarse efímeras las leyes
y llamarse virtudes los delitos.
Vi las fraternas armas nuestros muros
bañar en sangre nuestra, combatirse
vencido y vencedor, hijos de España,
y el trono desplomándose al vendido
ímpetu popular, De las arenas
que el mar sacude en la fenicia Gades
a las que el Tajo lusitano envuelve
en oro y conchas, uno y otro imperio,
iras, desorden esparciendo y luto,
comunicarse el fimeral estrago.
Así cuando en Sicilia el Etna ronco
revienta incendios, su bifronte cima
cubre el Vesubio en humo denso y llamas,
turba el Averno sus calladas ondas;
y allá del Tibre en la ribera etrusca
se estremece la cúpula soberbia,
que da sepulcro al sucesor de Cristo.
¿Quién pudo en tanto horror mover el plectro?
¿Quién dar al verso acordes armonías,
oyendo resonar grito de muerte?
Tronó la tempestad; bramó iracundo
el huracán, y arrebató a los campos
sus frutos, su matiz; la rica pompa
destrozó de los árboles sombríos;
todas huyeron tímidas las aves
del blando nido, en el espanto mudas:
no más trinos de amor. Así agitaron
los tardos años mi existencia, y pudo
solo en región extraña el oprimido
ánimo hallar dulce descanso y vida.
breve será, que ya la tumba aguarda
y sus mármoles abre a recibirme;
ya los voy a ocupar…Si no es eterno
el rigor de los hados, y reservan
a mi patria infeliz mayor ventura,
dénsela presto, y mi postrer suspiro
será por ella… Prevenid en tanto
flébiles tonos, enlazad coronas
de ciprés fimeral, Musas celestes;
y donde a las del mar sus aguas mezcla
el Garona opulento, en silencioso
bosque de lauros y menudos mirtos,
ocultad entre flores mis cenizas



Hola

Los viajes que no hice dijo...

Nerina, pues también tienes razón: para qué crear un problema que no existe...

Princesa, no los conocía: muchas gracias. Me encanta "verte" (leerte) mucho mejor...

Cable, la verdad es que este texto está un poco en clave, pero tampoco hace falta entender mucho... Yo te explico lo que tú quieras.

Anónimo, pensé que no volverías más. Te echaba de menos.