miércoles, 18 de marzo de 2009

Abrir/cerrar

Voy por épocas. Como todo el mundo. Pero no recuerdo, desde hace tiempo, una tan expansiva, en la que hubiera tanto que hacer, en la que quedara con tanta gente distinta, desconocida, y estuviera igual de a gusto que con los amigos viejos. Un Carnaval, un Monopoly hasta las seis de la mañana, una llamada de teléfono de un tío encantador del foro de Canonistas, a ver cuándo te vemos el pelo, una cita en Mérida y otra en Sevilla con dos personas que salieron de la red y que se materializarán en pocos días... Los descubrimientos que siempre me hacen pensar en la frase de Walt Whitman: Los desconocidos son amigos a los que nunca te han presentado.

Sigo siendo yo. Abro y cierro los círculos. Esta vez no ha sido algo consciente. Da igual. Hay quien decide desaparecer, sin dar explicaciones ni decir cómo, de la noche a la mañana, y el duelo dura un mes. Y quien lleva ahí catorce, quince, casi veinte años, a pesar de mis idas y venidas (de los kilómetros, de los amores, del resto de los amigos).

Voy pintándome. No sé qué parte es de mí y qué parte es de otros. Tampoco me importa. Ahora llegan más otros. La inmensa mayoría no se quedarán. Puede que algunos sí, durante un tiempo. O puede que me vaya yo.

A estas alturas de la historia, ni me lo planteo. Sólo lo disfruto.

Imagen deAgniMax.

11 comentaron:

elPadrino dijo...

Espero que no te lo tomes como una frivolidad, pero al leer el título de la entrada no he podido evitar recordar el siguiente video:
http://www.youtube.com/watch?v=zvdDNO6BvLY

Un besito :*

Ricardo Colomer dijo...

Vine para quedarme y me quedaré.
Un besazo preciosa.

Wagnerian dijo...

Sobre la pérdida seguramente se deben haber escrito muchos y muy buenos libros. Imagino que el cansancio proviene de ahí, el cansancio de que los años vayan pasando y ya se sepa que todo se va a perder, que es irremediable, generando pereza (ya de nada sirve seguir creando). Somos un disco duro que un día será tocado por el ala de un ángel descuidado, caerá a una nube de piedra maciza, y... ni más ni menos que la nada. La obcecación por conservar la alegría y los buenos momentos ni siquiera depende de nosotros. El tiempo, nuestro tiempo, irá borrando, para bien, para mal, para nada cuando esté borrado. Y quizá algún amigo, después de muchos, muchos años, aun consiga desenterrar para otros varios una historia feliz que ya creían muerta.
Pero bueno, cada mañana al despertar, perdemos maravillas, y aun sobrevivimos.
Siempre en el camino, y bien acompañados.

Jonay y Guille dijo...

Me encata tu blog, soy nuevo en esto y ya me está afectando la fiebre del Blogger..uff..en menuda me he metido, saldos y espero verte de pase por el recien estrenado mio..

La cónica dijo...

excelente filosofía, disfrutar el momento. no hay necesidad de acaparar a las personas, de tenerlas siempre en el álbum del ahora. tomé prestado tu nombre para un verso, espero que no te importe. el proyecto de ir pintándose una tiene muy buena pinta.

TITA dijo...

Sigue disfrutando, pues siempre hay momentos en los que nos hacemos preguntas profundas y es cuando dejamos de disfrutar, por lo tanto disfruta mientras puedas.
Mira que soy pesimista, pero que le vamos hacer; así y todo me quiero.
Saludos

QUEMANIA dijo...

Si dejamos la puerta abierta, podemos salir y entrar casi sin llamar.
Un abrazo.

Nerina Thomas dijo...

A MUCHOS NOS SUCEDE LO QUE A TI. nO ERES DIFERENTE, SÓLO VIVE QUE LA HISTORIA SE ESCRIBE ANDANDO.
QUE SE QUEDE EL QUE QUIERA, SIEMPRE QUE TU LO DESEES.
ADELANTE!!! EL CAMINO ES LARGO
UN ABRAZO

Los viajes que no hice dijo...

elPadrino, la risa nunca es una frivolidad...

Ricardo, y yo feliz de que te quedes...

Wagnerian, la pérdida tiene estas cosas: el sentimiento de futilidad, la desazón, el miedo a crear -a crear lo que sea-. Lo bueno es que, determinadas cosas, determinadas gentes, sí que se conservan. A pesar de todas las pérdidas y de todas las distancias.

Jonay y Guille, eso está bien. Una cosa que te digo, ya que dices que eres nuevo en esto: los textos de los blogs, cortitos. No da tiempo a leer entradas largas... :P

La Cónica, por supuesto. Me encantó, además. De hecho, estoy por copiártelo... Que hace mucho que no pongo textos de otros...

Tita, eso digo yo, qué le vamos a hacer!!!

Quemanía, mi problema, precisamente, es abrir las puertas.

Nerina, la verdad es que no soy diferente: soy sota, caballo y rey y más simple que el mecanismo un chupe.

Ulyanov dijo...

Carpe diem. Simplemente, Viajes. La vida ya nos irá diciendo quién nos acompaña. El tiempo que lo harán es bastante secundario...

Los viajes que no hice dijo...

Pues también tienes razón. Hay algunos que se van y resulta que se han quedado toda la vida...