domingo, 4 de enero de 2009

Café, copa y puro

















No hubo copa y no hubo puro, pero sí un reconocimiento, porque eso pasa a veces: las dos pensábamos que iba a ser un cafelito rápido, entre las compras navideñas, Reyes Magos van, Reyes Magos vienen, y nos plantamos en La Tetería (hacía siglos que no iba por allí) más de tres horas. Nos habíamos visto antes, en pleno frenesí de Ágora, durante una charla con Gonçalo M. Tavares, en la que terminamos cuatro personas hablando hasta las cuatro de la mañana de un día de diario, quitándonos la palabra de la boca, riéndonos à toa y abriéndonos de a poquito. Así que, como nos gustó, quedamos, pero sólo las dos, una tarde de lluvia en la que también hubo pastelitos de coco, café, batidos y té moruno.

Al final terminamos contándonos la vida, hablando de los vampiros psicológicos (había cosas que no contaba también desde hacía años: el resto de la gente que me acompaña se las sabe de memoria), pensando en lo que escribí esa vez, que los desconocidos son amigos que todavía no te han presentado; de la Facultad, de las ciudades que habitamos, de los jaleos que siempre ocurren en los pisos de estudiantes (que son siempre los mismos y siempre divertidos, porque al final todo el mundo acaba viviendo con auténticos locos), de la feminidad que se nos escapa porque nadie nos enseñó cómo hay que combinar un jersey y un collar largo y los tacones se nos resisten...

Como si nos conociéramos de toda la vida, oigan.

Imagen de Bright Tal.

13 comentaron:

Ulyanov dijo...

Ya es casualidad. Llevo desde abril leyendo a Tavares. Precisamente me acaba de llegar la semana pasada un sms de la librería diciéndome que les había llegado mi último encargo...:)
Un besazo!

Los viajes que no hice dijo...

Pues es un encanto, Ulyanov, un hombre tan lindo...

Arwen dijo...

Así da gusto. Encontrar a esas personas.

Ulyanov dijo...

Jo, y encima lo conoces...
Suertuda!!!!
:)
Y tiene razón Arwen. Es estupendo encontrar gente que te hace sentir como si la conocieses de toda la vida.
Muchísimos besos

Maritoñi dijo...

JAJAJAJAJA

Me ha parecido muy diertido, y al mismo tiempo algo nostálgico. Será porque tengo 53?

Puntos de vista y ... nada más dijo...

Las normas de urbanidad dicen que hay que pronunciar "Encantado de conocerte" cuando te alegras de haber conocido a alguien. Creo que hay que ampliar ese tratado de urbanidad y apuntar esta otra frase para el uso común: "Encantado de que os hayáis conocido". De verdad.

Nos vemos.

Ricardo Colomer dijo...

Disfrutar de la palabra, de la persona, del instante, de la amistad, de la noche...¿el café? yo con leche ¿vale?

un besote y feliz 2009

Mila dijo...

Fantástico tu blog... te seguiré... :)) saludos

Los viajes que no hice dijo...

Arwen, desde luego que da gusto...

Ulyanov, propón llevarlo a tu centro para que dé una charla... Te aseguro que es encantador.

Maritoñi, pues no sé si la edad tiene algo que ver en todo esto...

Puntos de vista, gracias por presentarnos :P

Ricardo, perfecto: yo también lo tomo con leche.

Mila, bienvenida y muchas gracias...

à toa dijo...

Agora sou eu que não encontro palavras... : )
Contigo es muy fácil que pasen las horas y charlar sin descanso, quién me lo iba a decir a mí... Repetimos ya...
Obrigada, Puntos de vista, ambas, como de toda la vida...

Los viajes que no hice dijo...

À tia, pero ya mismo...

Mencía dijo...

Los desconocidos son amigos que todavía no te han presentado ... Linda frase

Besos

Los viajes que no hice dijo...

Es de Walt Whitman, Mencía...