miércoles, 7 de enero de 2009

Propósitos de nuevo año

  • No complicarme la vida. Es decir, dar a cada cosa la importancia que se merece. El año pasado lo aprendí (o me vino solo, yo qué sé) y este año procuro seguir en el camino. Saber qué es grave, qué no es grave y qué es producto de un calentón inmaduro.
  • Ir al gimnasio como si fuera un trabajo más.
  • Leer más, ver más cine, ver más series, escribir más (o publicar aquí más, que es distinto).
  • No hacer caso a chismes. Ni escucharlos siquiera. Dicen que la información es poder, pero yo he terminado pensando que, en determinadas cosas, es mejor no estar informada de nada.
  • Espolvorearme. En todos los aspectos.
  • Disfrutar. Siempre. De cualquier cosa.

21 comentaron:

Random Harvest dijo...

¿Espolvorearte? ¿Como el azúcar glas? Eso sí que es raro.

Los demás me parecen muy bien, a ver si los consigues. El año que viene cuentas.

Ulyanov dijo...

Opino igual que Random. También me he quedado con la duda de qué querías decir...
Un beso muy grande!

Sintagma in Blue dijo...

Disfrutar. Siempre!

QUEMANIA dijo...

espolvorearme, en mi pueblo se llama esturrearme. ja ja ja
Buen propósito chica, opino igual que tú hay que vivir!

Tormento dijo...

Espolvoréate enterita y a diario, dí que sí :)

Feliz Año, y que tus propósitos no se conviertan en una obligación, sino en OTRO placer.

Un beso, guapa.

Puntos de vista y ... nada más dijo...

A todo el mundo le ha llamado la atención el quinto punto. Bueno, que te salga bien el sexto

Fco. Gil dijo...

Copiado y pegado del diccionario RAE.

espolvorear

1. tr. Quitar el polvo. U. t. c. prnl.

2. tr. Esparcir sobre algo otra cosa hecha polvo.

3. tr. Desvanecer o hacer desaparecer lo que se tiene.

Arwen dijo...

Jajaja jajaja, no veas lo bien que me viene esta entrada, justo había usado tu palabra que tanto extraña por aquí en un texto que colgaré en breve, jijiji jiji.
Por cierto, buenos propósitos, espero que sean realidades a final de año.
Besos

Los viajes que no hice dijo...

Random, como el azúcar glass. Igualito.

Ulyanov, usa el simbolismo, hombre...

Sintagma, por supuesto. Siempre y de todo.

Quemanía, también lo había oído, pero me quedo con "espolvorearme"... :P

Tormento, qué buen deseo: va de vuelta.

Puntos de vista, eso espero. Disfrutar, de los espolvoreos también.

Fco. Gil, ¿ves? El DRAE no me comprende...

Arwen, ardo en deseos de lerla...

Mencía dijo...

Buenos propósitos!!! Lo del gimnasio ni me lo planteo jajajajajaja ... es mi fracaso :D

Feliz año!!!

à toa dijo...

¿Disfrutaste? Yo mucho... : )

Arwen dijo...

Viajera, la entrada no va referida a mí, lo siento...

Los viajes que no hice dijo...

Mencía, bienvenida. A mí me llegan a decir hace tres años que yo iba a hacer spinning (no sé montar en bici y tardé media hora en pedalear sin tener el culo apoyado en el asiento, porque pensaba que me iba a caer) y me parto en la cara de quien sea. Ya ves: he descubierto que, si no pago, no hago deporte.

À toa, muchísimo. Fue muy divertido. En primavera repetimos con Javier (vayamos rellenando ya la instancia) y uno de estos fines de semana que podamos, nosotras.

Arwen, he dicho que quiero leerla, no que fuera referida a ti...

Mencía dijo...

Niñaaaaa, que ya estuve muchas veces en tu casaaaa :D, sólo que hace tiempo jejeje.

Besosbesos

Los viajes que no hice dijo...

Coño, ya sé quién eres...

Mencía dijo...

Jajajajajajajaja.
Qué contundencia :D

Besosbesos.

Ricardo Colomer dijo...

Sobre todo, sobre todo, que seas muy feliz.

Un besazo

Adela dijo...

Ojalá puedas cumplirlos, sobretodo el último!
Sienta bien eso de "conseguir", de "lograr"...

Yo sólo me propongo cosas para el día siguiente...

Los viajes que no hice dijo...

Mencía, :P

Ricardo, y tú. Gracias. Beso.

Adela, qué buen regalo de año nuevo...

Suntzu dijo...

¿Me los puedo quedar todos? Creo que de momento voy bien con los dos primeros.

Con el resto me tengo que esforzar un poco más. Pero me gustan: pocos y muy claritos. Incluso el de espolvorearte. Jajajaja...

Los viajes que no hice dijo...

Ay lo del gimnasio qué trabajito cuesta, Suntzu... pero trabajo. Yo, o me planto en ir a las cinco de la tarde, o no voy. El truco: cuando llego a casa, me pongo el chándal (y los tacones, arreglá pero informal) y luego ya me da menos pereza. Vamos, que me obligo. Que si no me obligo, no voy.