martes, 28 de octubre de 2008

Decir

Los desconocidos son amigos a los que nunca te han presentado.
Walt Whitman.

Yo he visto a un amigo llorar porque otro se había alejado; a dos hombres heterosexuales besarse en la boca con pasión y a muchos más decirse que se quieren. Durante años he pensado que eso es lo normal: que quienes me decían "ellos no se expresan" no habían conocido realmente a ninguno. Que la castración sentimental era de otros -los de 50, los de 60-. Que lo de los chicos no lloran era tan real como que la mujer ha de ser invisible y discretita, pero que muchos -los míos, los que yo conocía- eran capaces de salirse de sí mismos, construirse de nuevo, asumir todos y cada uno de sus estados de ánimo. En otros casos no, pero lo achaqué a la sociedad -rural- en que vivían. E incluso conmigo, ellos, fueron diferentes. Porque jamás he tenido pudores en mostrarme. Porque siempre me ha resultado fácil que se mostraran. A pesar de la diferencia de edad y los kilómetros.

Al final es fácil: es todo lo fácil que uno quiera que sea. Decir te quiero y que siga significando te quiero por mucho que lo digas -deberían recordárnoslo a diario-, porque es mentira que las palabras se gastan. Decir me gustas, me gusta estar contigo, eres importante para mí, contigo me descubro y me vuelvo inteligente; tocar un brazo, besar un hombro; mirarte a la cara. Sólo hay que saber eso: que quien está enfrente merece que tú lo hagas y ése ni siquiera es un descubrimiento consciente. Lo hablo con las niñas: están de acuerdo con las otras teorías -ellos no son capaces: a una mujer quizá o rotundamente sí si es la suya, pero mostrar debilidad ante otro varón es impensable-. Lo hablo con mi hermano, que no está de acuerdo, por supuesto, porque él es uno de los míos. Y me pregunto qué clase extraña de seres hemos construido basándonos en no se sabe qué y si no será peor cuanto más crezcan.

En todo eso pienso por una charla de bar a cuatro manos que sigue rondándome la cabeza. Alguno se pasará por aquí y deberá saber que disfruté como hacía tiempo. Gracias.

13 comentaron:

Ricardo Colomer dijo...

Muchas vueltas tiene que dar aun este nuestro mundo para que las cosas sean como han de ser.

Un besazo

Escéptico dijo...

Con el día ya vencido, cuando los tres pequeños duermen, antes de ir a mi cama, me acerco a ellos, a susurrarles despacito al oído lo importantes que son para mí, lo que les quiero.

Otras veces, mientras se pierden en sus juegos, los abrazo y les repito que les quiero, que les quiero, que les quiero. Como prentendiendo evitar que un pudor estúpido nos llevara a callar nuestros sentimientos el día de mañana.

Arwen dijo...

En realidad tienes mucha suerte. Pocos hombres he encontrado que expresen sus sentimientos, que se toquen y toquen sólo para mostrar el cariño y la amistad (que no es poco)... También se une el hecho de que yo misma soy poco de mostrar algunas cosas...

points of view dijo...

La noche que creíamos que ya habíamos aprendido todo de la vida, descubrimos que había un libro nuevo que se abría, inesperado, con fragmentos del ayer y mil historias que contar y que vivir.

He visto una foto, esta tarde, y las cosas vuelven a dar vueltas en la cabeza. Y claro que sí, que existen seres humanos con sentimientos, sin pudor y con la particularidad de ser varones. No son muchos pero existen. A lo mejor deberían estar en una reserva de la naturaleza, para evitar su extinción.

celina dijo...

A veces no es tan fácil que la gente se muestre. A veces basta esperar un poco. Será cuestión de momentos, o de libros, o de bares... Gracias a ti, guapa. Todos disfrutamos.
Por cierto, esa foto me suena... : )

Cable Hogue dijo...

Tienes razón, las palabras no se gastan, se gasta lo que expresan.

Yo soy de natural introvertido, pero según cómo no tengo remilgos a la hora de exteriorizar mis sentimientos. Lo de besarse en la boca dos hombres heterosexuales con pasión me sigue pareciendo algo raro.

FLaC dijo...

jo, quita el negro ya tía, que me fastidia la vista un montón.
Para que no se diga: ya sabes que yo sé decir ciertas cosas: me alegro un montón de haberte conocido.

Luc, Tupp and Cool dijo...

De acuerdo en todo lo que dices. Menos en lo de los besos en la boca apasionados entre heteros, que sólo lo he visto en el fúrbol. Entre chicas, tampoco. Pero abrazos de esos que te incrustas, sí.

:)

Suntzu dijo...

Yo creo que, por desgracia, los topicazos se mantienen en muchos casos. Por suerte, están las excepciones. Las maravillosas excepciones.

selene09 dijo...

Si, la verdad es que he escuchado a muchos hombres eso de que mostrar sus sentimientos en público es como ser "menos hombre", vamos que si se es un poco "macho" no se pueden hacer o decir ciertas cosas.....
El otro día hablando con un amigo me decía que él, muchas veces, le daría un abrazo a un amigo, porque si, porque le apetece, porque siente mucho aprecio por él y le quiere (como amigos que son), pero que le da un cierto apuro por si el otro piensa lo que no es, entonces no lo hace, por "el que dirán o qué pensarán"........
Así son las cosas.......

Un abrazo,
Selene

sara dijo...

La clave del buen querer es dar y recibir. O recibir y dar. Y que cada uno lo diga como pueda. Y esta madrugada cuando llegué a casa y revisé el mundo portátil, viendo tu gentileza de colgarme unas fotos reconfortantes y ya olvidadas te quise muchíííísimo. No te lo dije así (yo también soy de las secarronas) pero te lo dije y me alegro... es lo mínimo :)

Puntos de vista y ... nada más dijo...

Cuanto tiempo sin escribir un nuevo post. Parece como si todo lo que hubiera que decir se hubiera acabado en la mesa de aquel bar.

Los viajes que no hice dijo...

Ricardo, muchas vueltas habrá de dar, sí. O se las tendremos que dar nosotros...

Escéptico, ya llegará esa hora de la adolescencia en la que no querrán ir con su padre a ningún lado... Aprovéchalo mientras puedas.

Arwen, estaban ahí al ladito: en nuestra clase... Y no importa eso: lo de ser poco de mostrar algunas cosas. Yo tampoco lo soy y mira...

Points of View, qué voy a decirte que no te dijera ya...

Celina, te la robé impunemente... ¿Era tuya? Lo digo para poner el autor...

Cable, pues no es raro, te lo digo yo... Hicieron falta la impudicia de los 18 años y unos cuantos gin tonics para el cuerpo. Pero ocurrió. Y yo lo vi.

FLaC, pon la letra más grande... Me gusta el negro. Yo también me alegro de conocerte a ti.

Tupp, besos apasionados en los labios me doy yo con todas mis mejores amigas y con algún amigo. Sin lengua, vale: estamos hablando de besos, no de morreos. Y abrazos incrustadores también. Ay, qué gustirrinín...

Suntzu, entonces lo que habrá que hacer es alejarse de los tópicos...

Selene09, bienvenida. Y sí: tienes razón. De ésos también existen y son la mayoría. Por desgracia. Ellos que se lo pierden, oiga.

Sara, jajajaja. Qué de recuerdos en qué casa maravillosa de Lisboa con una cena de impresión y una charla más impresionante todavía...

Puntos de vista, es que estoy más liada que la pata de un romano... Llevo sólo medio "isso" que tengo que escribir. Mañana me pongo, sin falta.