lunes, 3 de enero de 2011

Una foto al día

He comenzado el año con un nuevo reto. Me convenció, ayer, Pacensepatoso, que en realidad se llama Domingo. Se titula 2011 en 365 fotos y es un grupo de Flickr. No es un proyecto nuevo: hay varias páginas en la red dedicadas a dar consejos sobre ello, como Fotografía Esencial o la de Arturo Goga, por ejemplo. No sabía cómo afrontarlo. No sé contar historias con la cámara. Ni siquiera me aclaro con la técnica todavía (aunque soy de las que empiezan la casa por el tejado y en cuanto mide dos fotos bien se compra una 60D). Pero me gusta el proceso. Y me ha gustado pensar en que puede ser algo que me mantenga activa todo el año y que, al mismo tiempo, me va a servir para escribir más, quizá, y para contarme más. Para recordar, con imágenes y con palabras, cómo ha ido todo. Para comprobar si la creatividad acaba con los dolores, sean estos cuales sean. O si el entusiasmo me hace avanzar. O si podré ir viendo una evolución y atreverme con los temas que no me gustan.


La primera imagen que colgué es este enanito. Está en mi árbol de Navidad. Ese día hice un sinfín, porque comencé el año en casa de María, como siempre, tomando café y galletas de chocolate, con dolor de riñones (eso, menos mal, no ocurre todos los 1 de enero) y con amigos. Con los mismos amigos con los que llevo compartiendo las Navidades ya ni sé cuánto tiempo. Ni falta que me hace.


La segunda es la parte trasera de mi iMac. Ayer, por error, introduje la tarjeta SD en la ranura del CD. Por lo visto le ha ocurrido a más gente. Después de un ataque de pánico, con correos a mi Sensei en Nueva York, twitters con Alcintas y Pacensepatoso y una llamada a Abraham (que dio con la tecla y me calmó), la tarjeta está en mi poder y pude descargarla y revelar... todas esas fotos trepidadas porque todavía me lío con la relación entre distancia focal y velocidad de obturación (ya no se me olvida).


Esta es la que más me gusta. La hice sin ponerme a la altura de los ojos de la niña (porque yo no me podía mover de una silla: me estaban tiñendo el pelo), que es la hija de una de las mejores peluqueras del mundo (y la que más me sube la autoestima: debería visitarla una vez al mes, pero soy un desastre). La iluminación tampoco era la mejor y tiene sombras en la cara. Pero me gustan sus ojos, que son así de grandes y azules y profundos y también me gusta su expresión, porque no quería que le hiciera fotos y al final he gastado más de una tarjeta en ella.

Mañana sé qué fotografiaré. A mi amiga Noelia, que está embarazada y me tendrá que enseñar su barriga. ¿Y pasado? Creo que será divertido...

12 comentaron:

À toa dijo...

Estupendo. A mí también me han convencido para una historia parecida...
Besos.

Los viajes que no hice dijo...

A ver si la cumplimos. Puede ser un buen proyecto para el año...

JR Álvaro González dijo...

Pues yo te propongo lo siguiente:

Hacer fotos de camino a tu trabajo, bien de ida o bien de vuelta, o ambos y así los confrontamos con distinta luz del sol. Con esto para un par de semanas por lo menos tienes y verás como ya no te resulta tan aburrido y ves cosas que te cambiarán la visión del recorrido.

Un abrazo y ánimo.

Los viajes que no hice dijo...

Oye, qué buena idea... Porque resulta que cuando salgo, hay unos cielos espectaculares...

Apunto también aquí las recomendaciones de mi amigo Javi vía Facebook:

No sé, a mí últimamente me apasionan los retratos... Dicen que la cara es el espejo de nuestro interior, pero creo que también del exterior. Todo nos afecta, y eso se refleja en la cara, en nuestro estado de ánimo, en nuestras ganas de hace ...r, deshacer... Y la cara lo chiva todo, o casi todo... No estaría mal hacer retratos cada día, además sería el doble reto de dejar que la gente se fotografíe, pase por tu objetivo...

Conociéndote, lo conseguirás seguro...

Hoy un compañero de curro, mañana un abuelo del parque, pasado la carnicera, y el viernes a un niño que haya cogido caramelitos de los Reyes Magos...

También puedes hacer fotos por gremios laborales, o por zonas de tu entorno (seguro que esas podrían concurrir a un concurso de foto local de esos de las diputaciones, ayuntamientos o asociaciones de vecinos...)...
Podrías hacer también natu ...ralezas muertas, pero de escaparates, o de rincones de la ciudad que te vayas topando, o que vayas buscando... Pero siemrpe retratando, no transformando lo que ves... Así aprenderás mucho a priori..., y ya tendrás tiempo de transformar lo que ves (cosa que ya has hecho con nuestras fotos, jaja).

En la foto no está todo inventado, pero creo que para aprender has de pasar por la escuela, ¿no?
Otros motivos pueden ser: tres meses, retratos; otros tres meses, paisajes; otros tres meses, motivos urbanos; otros tres meses, tu entorno, los ... que te rodean, tú y tus experiencias cotidianas... Eso lo haría menos monótono, o eso creo...

Y, mientras estudias la foto y la manera de pillar con tu objetivo lo que ves, también pueden ir saliendo fotos raras... E imagino que para que haya una buena, debe haber cincuenta malas, así que tendrás que amortizar la cámara, que espero que me enseñes algún día, y acabar hinchándote de hacer fotos :-)

migrante dijo...

Me parece un reto genial, es la forma de plasmar en fotos lo que te atrae diariamente.
Que tengas un excelente 2011 y que en él se cumplan todas las metas que te propongas!
Un beso.

Luis Carlos dijo...

Buena suerte en el nuevo viaje. Yo para estas cosas no valgo, fíjate.

Lo dicho, buena suerte, a tí y a los compis.
Espero buenas fotos de todos.

Los viajes que no hice dijo...

Migrante, por ahora estoy muy ilusionada: a ver si lo cumplo... Pero espero poder hacerlo (es decir, no cansarme y querer).

Luis Carlos, yo creo que tú haces muchas fotos al día... Y que podrías perfectamente resumir tu vida en Mordor los 365 días del año...

Arwen dijo...

Quizás debería unirme a la iniciativa, aunque no tenga ni idea de técnica ni tenga ganas de aprender, ni haga buenas fotos... Pero si sirve para todo lo que dices, me apunto. Sobre todo si me permite dejar de pensar.

arturogoga dijo...

Felicidades por iniciar el proyecto! A veces, como dices, resulta difícil saber qué fotografiar ese mismo día, pero es un excelente ejercicio, además de ser una excelente manera de ir practicando.

Saludos!

Los viajes que no hice dijo...

Arwen, yo me tengo que marcar metas. Para convencerme de que no soy inconstante, no cuando quiero algo. Para pensar en otras cosas. Para fomentar la creatividad. Para repensarme (ahora veo los peluches de la cama y pienso: oye, tendría que hacerles una foto). Para disfrutar.

ArturoGoga, bienvenido y muchas gracias. Yo creo que sí, que será difícil saber qué fotografiar. E ir mejorando... He pensado esta mañana en cargar la batería de la compacta también, para cuando no pueda hacer fotos con la réflex... Que la compacta es más manejable...

Miguel Photo dijo...

Suerte con el proyecto. Será duro, pero seguro que lo conseguirás.

Yo empecé... y lo cambié por un proyecto de Foto de la Semana, más tranquilo.

Las tres fotos me gustan mucho, sobre todo la primera; te pones el listón muy alto.

Una 60D... felicidades. Seguro que no trepida tanto cuando aciertas con la distancia focal :-D

Y para acabar, dime dónde compras los CD del tamaño de una SD o viceversa.

Feliz año y suerte con el proyecto!

Por cierto, ¿Las cuelgas en algún sitio en especial? ¿Qué hacemos para verlas?

Los viajes que no hice dijo...

Miguel, es que soy un desastre y estoy teniendo errores de novata. ¿Te lo puedes creer? Me compro una cámara nueva y desaprendo.
El CD no lo compré, pero tengo un iMac cuya entrada de SD está encima justo de la entrada de CDs... y me equivoqué. Las prisas no son buenas.
Están en Flickr, dentro de un álbum que se llama
"Una foto al día"

Jijiji. Cierto: Se me había olvidado ponerlo.