sábado, 13 de febrero de 2010

La Policía Montada del Noroeste

El edificio del Parlamento domina todo Ottawa, que es una ciudad bien pequeñita cuya vida se acaba a las nueve y media de la noche. El primer día sólo nos dio tiempo a cenar y emborracharnos: lo primero lo hicimos en un local que se llama Sir John A. Sir John A. es Sir John A. McDonald, que ha pasado a la historia por ser primer ministro: el primero del país recién nacido como nación. Y por ser un alcohólico audaz, muy inteligente, con un gran sentido del humor y tener una vida personal francamente difícil. También ha pasado a la historia por crear la Policía Montada del Noroeste, en 1873, debido a los crecientes enfrentamientos entre los contrabandistas de alcohol y los nativos del Oeste del país. Fueron demasiado crecientes: hubo una masacre en los montes Cypress. La historia de estos hombres es curiosa y llena de anécdotas. El jefe de la Policía Montada fue a hablar con Toro Sentado, jefe sioux, enemigo histórico de los pies negros y los cree: el inspector James M. Walsh consiguió el fin de las hostilidades. Crowfoot, el jefe de los pies negros, dijo de él: “Nos han protegido como las plumas de un ave la protegen del invierno”. James M. Walsh murió hace mucho tiempo, pero ahora, este cuerpo de hombres y mujeres se dedican desde a recontar aves migratorias hasta detener policías extranjeros. En la puerta del Parlamento, por supuesto, hay dos: un hombre y una mujer, él a caballo, muy amable, muy apuesto, muy guapo. Y, sin embargo, a pesar de todo eso, el retrato que más me gusta de todos los que le hice es éste:

5 comentaron:

FLaC dijo...

Tú lo que no quieres es que le veamos la cara. Confiesa!!!

Cable Hogue dijo...

¿Tiene un cierto aire flamenco, no?

Los viajes que no hice dijo...

FLaC, si quieres te mando una en la que se le ve la cara todita para ti :mrgreen:

Cable, no sabes el vuelco al corazón que me ha dado volver a ver este nick por aquí. Te echo de menos. Bienhallado, niño.

princesadehojalata dijo...

La foto es muy buena viajes! Un beso, sigo tu crónica.

Los viajes que no hice dijo...

Princesa, muchas gracias. Yo estoy pendiente de ti...