lunes, 24 de agosto de 2009

Borges

En mi casa siempre ha habido gente. Allá en las estanterías, inalcanzables. Ovidio, Goethe -toda la vida diciendo "goete" para que luego algunos dijeran "guete" y enterarme a la vejez de que se pronuncia "gute"-, Miguel Hernández, John Steinbeck, Stefan Zweig, Somerset Maugham, Faulkner, Alejo Carpentier.

Borges también está en mi casa, y en mi vida, con pinceladas raras.

Un viaje en autobús urbano en el que Julia me pidió que recitara Ajedrez II. Una clase de Vázquez Medel con la piel erizada ("¡el caballo está en el encabalgamiento!"), el Segundo Poema de los Dones como un regalo para Sonia, que se convirtió después en nuestro particular Inventario de Motivos contra la Desilusión. Un libro de Virginia Woolf traducido por él. Una cita suya (de nuevo el ajedrez) en un libro de Pérez-Reverte que me llevó de nuevo, y mejor, a Dumas.

"Me gustan los relojes de arena, los mapas, las etimologías, la tipografía del siglo XVIII, el sabor del café y la prosa de Stevenson".

A mí también me gustan todas esas cosas. Y me gusta él.

Copio este poema de memoria. Para que Julia crea que lo estoy recitando para ella. Otra vez.

Tenue rey, sesgo alfil, encarnizada
reina, torre directa y peón ladino
sobre lo negro y blanco del camino
buscan y libran su batalla armada.

No saben que la mano señalada
del jugador gobierna su destino,
no saben que un rigor adamantino
sujeta su albedrío y su jornada.

También el jugador es prisionero
(la sentencia es de Omar) de otro tablero
de negras noches y blancos días.

Dios mueve al jugador, y éste, la pieza.
¿Qué dios detrás de Dios la trama empieza
de polvo y tiempo y sueño y agonías?

6 comentaron:

Suntzu dijo...

¡Qué recuerdos! Esas clases de Vázquez Medel... Me gusta la gente que está en tu casa, por cierto. Uno de los mayores tesoros que me llevé de la facultad fue la lectura de "Hojas de hierba", de Whitman, en edición bilingüe traducido por Borges. Todavía estoy buscando el libro de la editorial Lumen, pero está descatalogado. Lo encontré en la biblioteca de mi centro y aquí lo tengo desde hace casi un año. Tendré que devolverlo algún día, digo yo.
Si no lo has leído, échale un vistazo a "Arte poética". Son seis conferencias sobre la poesía. Y no te digo más.
A ti también te envidio la memoria.
Besos.

manolo dijo...

Soneto para Chess Mate.

Saludos, Viajes.
Para cuándo tu Apertura de Dama (dama que se abre y se las pira al Canadá)?.

migrante dijo...

A mi también me gustan todas esas cosas y que tu tengas tan prodigiosa memoria para obsequiarnos este poema.
Bsos.

India Ning dijo...

Esos invitados llenando las estancias... qué maravilla!
Julia ha de tener los oídos encantados :)

Nómada planetario dijo...

Una jugada perfecta de poema.
El mojito te espera para celebrarlo.
Saludos de un peón sin tablero.

Los viajes que no hice dijo...

Sunztu, diez añitos de nada que han pasado. Ah, y no devuelvas el libro. O sí. Yo no lo devolvería... Soy así de egoísta, qué le vamos a hacer. Siempre pienso: "Como voy a cuidarte yo, corazón, no va a cuidarte nadie". Y no, no he leído Arte poética.
Manolo, ya me abrí y ya me cerré, es decir, que ya vine. Y ya quedaremos, por supuesto...

Migrante, muchísimas gracias.

¡India!, pues sí, me mandó un mensajito emocionado, pero por correo o por el Facebook, creo, porque es más pudorosa para escribirlo aquí...

Nómada planetario, ay, quiero ese mojito. Yo sería una peona, si no sonara tan mal...