martes, 18 de agosto de 2009

Ciudades

Las ciudades tienen su propio olor y su propio pulso. Yo siempre camino por ellas como si las conociera y, a ratos, en las propias, como si las viera por primera vez. Miro imágenes, para saber cómo tengo que fotografiar, pero al final sólo saldrá lo que me sea propicio.

Hay lugares que hemos visto mil veces. Pero el olor, el ambiente, sólo lo descubrimos cuando llegamos. A mi lado caminará alguien que es todo ojos. Él será también mi vista.


Imagen de Ottawa.

6 comentaron:

Ulyanov dijo...

Y luego las ciudades pasan a estar más dentro de uno todavía... Un beso enorme enorme

Random Harvest dijo...

Me parece muy bien, pero no olvides que los ojos son de cada uno y normalmente los ojos ajenos no sirven igual que los propios.

migrante dijo...

No hay foto ni enciclopedia que pueda sustituir la vivencia de una ciudad, pero, luego de recorrerla, ver esas imágenes te teletransporta a ese mundo único que cada lugar tiene.
Y quien camina a tu lado podrá guiarte la mirada, pero tú, solamente tú podras ver con tu propia sensibilidad.
Besos...

Jonay dijo...

..y tú los ojos de los que no podemos estar alli..

abrazos desde Canarias

Luc, Tupp and Cool dijo...

Seguro que quedan estupendas, no tengas ninguna duda.

Lo bueno es estar allí y verlo por ti misma. ¡Que lo disfrutes!


:)

Los viajes que no hice dijo...

Ulyanov, eso es cierto. Las ciudades se llevan dentro. Y se quedan.

Random, ¡a no ser que te los trasplanten! Pero él se fija más que yo. Aunque lo que yo siento mirando por mis ojos es sólo mío, e indescriptible.

Migrante, eso es lo bueno de las fotos: volver a estar allí.

Jonay, a ver si puedo ser esos ojos...

Tupp, y si no, se pone el automático y listo...