viernes, 3 de enero de 2014

2014

Como los años comienzan cuando quieren, este nuevo año mío comenzó en un despacho, a las seis y diez de la tarde del día 30 de diciembre de 2013. Hablando con una desconocida que se despidió diciendo: "Vas a hacer tu vida bonita para ti". 



Ese es mi propósito principal de año nuevo. Hacer mi vida bonita. Hay ciertas partes que no lo son, que son muy feas o que no me gustan aunque no sean feas del todo. Necesito volver a escribir y a escribirme, contar alguna historia a alguien que no sea yo (creer que puedo contarle una historia a alguien que no sea yo), hacer ejercicio, retomar la dieta, cumplir un horario en mi tiempo libre hasta llenar los minutos, recuperar la poesía y la lectura, estudiar arte, leer en inglés algún libro de Twain que compré hace siglos en Nueva York, cocinar, hacer fotos, aprender, obligarme, obligarme y obligarme. Y cuidar a los amigos. Más. Porque sé quiénes son y cómo están, de qué manera contundente están conmigo: incluso aquellos a los que no veo tanto como quisiera porque no separan 12000 o 900 kilómetros.

No sé cómo acabará siendo el año. Sí sé, porque lo sé, que va a ser un proceso largo y doloroso y también estimulante y de reencuentro, que hace mucho que no me analizo y no me trabajo ("no juzgarías a otra persona tan duramente de estar en tu lugar": me lo dijo Nerea hace ya tantos siglos), que hace aún más que no me narro lo que no quiero saber y que no uso la escritura de la forma en que me era útil: como descubrimiento.

Feliz año nuevo. Que sea bonito.

6 comentaron:

Mónica PG dijo...

¡Pero qué manera más bonita de despedirse de alguien! Y seguro que consigues que se cumplan sus palabras.
Me recuerdas tanto a mí... se acumulan las cosas que queremos hacer, y las que no. Las ganas y el tiempo no siempre cuadran.
Un besazo!

Los viajes que no hice dijo...

Las ganas y el tiempo no cuadran, pero yo me tengo que obligar este año a hacerlo todo. He dicho.

Un besazo, amor.

Arwen dijo...

Haz tu año bonito pero no te crees más obligaciones de las debidas. No tienes que hacerlo todo. No tienes que acabar exhausta al final del día o de la semana. Disfruta y será más que suficiente. Disfruta de ti.
Besos y sí, que sea un año bonito. Yo espero hacer el mío también bonito.

Los viajes que no hice dijo...

No son "obligaciones": son modos de llenar las horas. Porque llevo mucho tiempo estancada. Y no quiero estarlo...

Va a ser bonito. Espero que lo sea.

Anónimo dijo...

como siempre un placer leerte. Sole Ayuso

Los viajes que no hice dijo...

:)
Gracias, muchas, muchas.