jueves, 31 de diciembre de 2009

Año viejo / Año nuevo

No. Ni siquiera he escrito mi post de Navidad tradicional y no sé tampoco si escribiré carta a los Reyes Magos. Estoy completamente apática, como si me hubiera venido la astenia primaveral en medio de las granizadas y el frío gélido de este invierno raro: no leo (por placer: por trabajo leo mucho); no he recuperado la vida cultural, salvo algún par de obras de teatro; he abandonado las sesiones en la Filmoteca y ocupo mi tiempo en cosas que no me hagan pensar, sin mucho resultado. Por eso tampoco escribo: para no encontrarme. No me apetece.

Pero hace poco fui a ver a una amiga. Una amiga que ha tenido un annus horribilis, en todos los aspectos. Me emborraché con ella, por supuesto y como siempre. Y, mientras comíamos jamón (que es una buena manera de cenar, no me digan), me miró y me dijo: "Hay que celebrar que estamos vivos".

Espero que este año vuelvan las ganas y se vaya el cansancio.

Y que seáis felices y lo compartamos. Como siempre.

La foto es mía. Es una chorrada, son huellas de un perrito trazando un camino, pero me gusta.

14 comentaron:

Juan Carlos dijo...

para ser feliz no hace falta encontrarse, no? o sí?

muy buena la foto, el perro, va o viene?

Los viajes que no hice dijo...

No tengo ni la más remota idea...

El perro se iba. Yo espero volver.

Feliz año, niño.

manolo dijo...

Hay que ir recuperando el tono, Viajes.
Arriba esos corazones!!!
Aunque no sea yo el que esté en mejores condiciones para ponerme como ejemplo...

à toa dijo...

Vuelve, que yo te echo mucho de menos...

Los viajes que no hice dijo...

Eso digo yo, Manolo. Me falta actividad...

á toa, es que estas fechas son mu malas, en muchos sentidos... Pero en cuanto pasen, nos vemos. Besos, reina.

Luc, Tupp and Cool dijo...

Pues eso. Y la carta de Reyes ni se te ocurra dejarla en el tintero.
¡Buen 2010!

Suntzu dijo...

Moza, sé perfectamente de lo que hablas, porque me he tirado en ese estado los cinco últimos meses, que no es moco de pavo. Espero que lo tuyo dure menos. A mí es que hasta que no toco fondo del todo, con los morros, no se me pasa. Y ya lo he tocado la semana pasada. Como una es así, estoy ahora de subidón, que no sé qué es peor. Espero estabilizrme pronto.
Y me uno a Luc: ni se te ocurra dejar la carta a los Reyes en el tintero. Yo voy a hacer la mía.
Un beso y fuerza. Cómprate algo bonito. A mí me sirvió.

El-Miguel dijo...

Este año a sido una porqueria para muchos, pero ya se acabó.

Ahora toca volver a ser nosotros, escribir la carta a los Reyes e intentar que este año que ha entrado sea mucho mejor.

No nos derrotemos.

Feliz año y preciosa foto.

Arwen dijo...

No sé qué ha tenido 2009... Pero ya se fue. Y 2010 será mejor, mucho mejor. Seguro.
Besos y ánimo... Ya me contarás qué tal los Reyes

Los viajes que no hice dijo...

Tupp, pues la escribí, pero no la colgué...

Suntzu, ¡insúflame energía!

El-Miguel, a mí no me ha ido mal, creo. Pero sí, ya se fue. Hace días...

Arwen, por ahora está empezando plácido.

Anónimo dijo...

En la foto yo no me fijo en las huellas del perro que se va sino en la constancia y la belleza de la hierba que crece asomándose entre los adoquines. Así en la vida también.

Los viajes que no hice dijo...

Sí, ocurre. Bajo el asfalto siempre está la vida. Por eso las raíces de los árboles destrozan las baldosas, creo. Para largarse, también ellas.

Anónimo dijo...

Eso no es cierto. Las raíces de los árboles no rompen las baldosas para irse sino precísamente para lo contrario. Para quedarse ahí, para permanecer, para anclar el árbol más a la tierra.
Así en la vida también.

Los viajes que no hice dijo...

Me refería a irse de debajo de las baldosas.
No debe de ser agradable que a tu modo de vida lo aprisione una baldosa...

¿Por qué "anónimo"?