sábado, 25 de julio de 2009

Kazuko Omori

Volví a verlo todo. Con distintos bailarines en los papeles principales. Con Carmen Corella, de nuevo, intentando contenerse sin conseguirlo (qué manera de contar una historia: las zozobras, la pasión, la urgencia, el dolor de la despedida). Volví a verlo todo sin parpadear, a ver dónde ponen el pie y cómo se colocan, y pensé en las horas de trabajo, la dieta, los ensayos, los viajes (hoy estarán en Mérida y mañana van a Olmedo), el peligro de la carretera, el exilio, el desarraigo, la incomprensión y todo lo que sigue: lo que no adivino siquiera.

Pero luego salió esa mujer. Es pequeñita, tiene una cara muy dulce, debe de ser muy joven y parece un junco. Se llama Kazuko Omori y ya dije que se confundía con el suelo y las columnas del teatro romano de Mérida en Clear. Mucho del mérito, en esto, es suyo. El resto, también, es de los magníficos, insuperables e hiperprofesionales técnicos de iluminación, que deberían haber bajado también a saludar.

La vi, decía, con Ángel Corella en Diana y Acteón y hubo un momento, varios minutos, en que se me olvidó mirar a Corella y se me olvidó mirar sus pies. A esa mujer habría que ponerle unas gafas de sol cuando sale a bailar. Sale sonriendo, sonríe a todas horas, pero no es eso lo que impacta. Es la manera en que se le ilumina la cara. Y la manera en que tú descubres que se te está abriendo la boca porque la felicidad de otra persona, alguien a quien no conoces, te está haciendo muy feliz a ti.

Qué importará el sacrificio, pensé. De Japón a Flandes, de Flandes a España, todo el rato hablando un idioma que no es el suyo y la lucha por llegar, por no ser mediocre y las horas practicando un giro una y otra vez sin que salga y las lesiones y la falta de tiempo para todo lo demás. Qué importa.

No recuerdo haber visto nunca a nadie a quien le brillen los ojos así.


Actualizado: May me manda dos enlaces sobre Ángel Corella. Uno es su reportaje Gracias, Ángel. Y el otro es la dirección de la propia FotoEscena, pero de su foro, un foro magnífico (del que yo a veces no entiendo ni papa, por cierto), y magníficamente bien moderado, cosa que es de agradecer.


La imagen es de La Nueva España, de Jesús Vallinas.

16 comentaron:

Suntzu dijo...

Supongo que es la felicidad del trabajo bien hecho. La felicidad de trabajar en algo que te apasiona. Qué suerte poder ser parte de algo así.

QUEMANIA dijo...

Qué suerte tuviste de poder ver esos ojos...
Un beso

Rachel dijo...

Qué bueno otra vez lo que pusiste. Desde luego,los técnicos se merecen un 10.¡¡Que preciosidad!!
Es emocionante leer a alguien que es capaz de expresar lo que siento así de bonito.
Por cierto, soy la chica que se acercó al escenario el jueves a darle un ramo de flores a Angel después del solo...(qué vergüenza pasé jeje)

Rachel dijo...

Se me olvidaba, aunque seguro lo sabías: era la primera vez en su carrera que bailaba el paso a dos de Diana y Acteón... ¿Y que te pareció el traje del viernes, sin esa banda que le cruzaba el pecho?;)

Los viajes que no hice dijo...

Suntzu y supongo también que es ese punto místico (ay los pobres místicos, qué mala prensa) de estar volando literalmente encima de un escenario, de ser feliz, feliz, inmensamente feliz por estar ahí haciendo precisamente eso y ninguna otra cosa más.

Quémanía, ciertamente: tengo el fulgor grabado en la memoria...

Rachel y yo que pensé que era una deferencia del teatro, porque a veces se ha hecho... Qué bonito, un ramo de flores, qué gran detalle. Me gustó más sin la banda, porque me gustó más ver cómo se le movían todos los músculos. Y no he querido ser pesada con el tema, pero podría escribir como veinte folios del Romeo y Julieta (mira, lo voy a hacer, qué coño, este es mi blog y escribo lo que me da la gana) y otros tantos del We got it good... Ay. Que estoy flipada todavía. No hago más que decirle al Paco Suárez, que es el director del Festival de Mérida: El año que viene te traes a Corella otra vez...

Rachel dijo...

¡¡Por favor, sigue escribiendo, aunque sean 50 pgs!!jaja. Y sí, ojalá lo traigan el año que viene.A ver si empiezan a dejarse ver mucho y logran patrocinadores que falta hace.
Y lo de quitarse la banda, adivina quien se lo dijo..;)jajaja

Ulyanov dijo...

Y la felicidad de la comunicación, de transmitir todos esos sentimientos a través del baile, de la obra artística... Qué envidia me ha dado el leerte, el no poder asistir ahí! Me encanta el mito de Diana y Acteón. Muchos muchos pero que muchos besos.

Los viajes que no hice dijo...

Rachel, tus deseos son órdenes y además con dedicatoria. Je.

Ulyanov, si puedes, no te los pierdas...

Anónimo dijo...

Me encanta lo que escribes y me alegro muchísimo de ver como esta jovencísima compañía, a la que sigo desde mucho antes de que naciera, consigue emocionar y ganar adeptos cada día. Les he visto ya muchas veces por toda España, lo más reciente el Liceu, lo más próximo pasado mañana en Peralada.
Por cierto, esta foto también es de Jesús Vallinas, podéis ver muchas en los artículos publicados sobre el Corella Ballet en su magazine www.fotoescena.net
Besitos a todos y sigue contándonos, por favor.
May

Los viajes que no hice dijo...

May, qué suerte tienes. Lo que no me explico, a ver si pasas de nuevo por aquí y lees esto, es cómo se sigue a una compañía desde "mucho" antes de que naciera... Editado lo de la foto, muchas gracias. Espero que si Vallinas se pasa algún día por aquí, le gusten los textos y no me riña por mangarle dos fotos sin pedirle permiso...

Anónimo dijo...

Sí, me vuelvo a pasar con mucho gusto y coincido contigo en lo de que Fernando Bufala es un excelente bailarín. Ya le admiraba en su etapa con el ENB y me alegré muchísimo cuando supe que, junto a María José Sales, fantástica bailarina ella también, fichaban para el Corella.
Eso de seguir a una compañía desde mucho antes de que naciera, se refiere a que como seguidora de Ángel, bailarín, desde que me hechizara para siempre bailando al son de las canciones de Ainoha Arteta en el Palau de la Música de Barcelona -ahora desgraciadamente en el candelero- en cuanto supe que tenía la intención de crear una compañía y de que su sede estuviera en Cataluña, hice cuanto estaba a mi alcance para apoyarle y conseguir que ese proyecto cuajara en mi tierra. No fue así, pero afortunadamente cuajó en otra comunidad española y tuve el privilegio de asistir al anuncio oficial de su puesta en marcha. No sé si está permitido (si no lo estuviera, por favor editad mi mensaje) enlazar artículos, pero me permito enlazar éste http://www.fotoescena.net/Once/graciasangel.htm para ilustrar mi comentario anterior.
Respecto a publicar las fotos, bueno, Jesús siempre pone copyright y ruega que, como mínimo, se le pida permiso, pero en este caso, siendo la foto propiedad del Corella Ballet y estando debidamente acreditada, no hay ningún problema.
Un placer leer tus reseñas, de verdad.
Carolina Masjuan (May)
PS: Otro enlace: http://foro.fotoescena.net/index.php y en “artículos publicados” hay muchos sobre Corella. Lástima que Jesús no hiciera fotos en Mérida, si no, podríamos hablar, aunque confío en que haya otra ocasión.

Los viajes que no hice dijo...

Claro que está permitido enlazar, May, faltaría más. Lo que no me gusta es que la gente haga publicidad (pero tipo: "bonito blog" y plantan su publicidad de pérdida de peso. Encima, aquí, yo, que estoy a dieta: dos veces me ha pasado). Ahora actualizo el texto con tus enlaces.

Lo del copyright, pues es cierto, lógicamente. Yo le he escrito a Fernando Bufalá (vía Facebook, hija), por si le molestaba que usara la foto, porque la verdad es que tampoco sé si este chico se dedica a vender las fotos o sólo a bailar.

El correo de Jesús sí que lo vi, pero como había sacado la imagen de La Nueva España (que las tienen sin proteger y sin decir el nombre del autor, ay) y circula en otras no sé cuantísimas páginas de Internet, pues no se la pedí, porque soy así de burra. A la resolución que tiene, no es vendible... pero sí apropiable y cualquiera puede decir que es suya. Yo siempre pongo el nombre del autor, en caso de saberlo. Más que nada, porque también me gusta seguir a los buenos fotógrafos.

Es un jaleo esto de los derechos. No las uso con ánimo de lucro (si no, diría que son mías: ya me gustaría a mí hacer fotos así, esa luz, esas diagonales, qué buenas son), pero si a alguien le molestan, pues yo las quito sin ningún problema. El problema que tendría es encontrar otra foto tan bonita de Kazuko Omori.

Mis compañeros fotógrafos hicieron un sinfín de fotos en Mérida... Ahora tengo que conseguir que me las pasen. Cosa que será harto harto complicada, porque están todo el día de acá para allá... Y no hay quien los pille, salvo entre rueda de prensa y rueda de prensa. Espero que las fotos que publique el Festival sean buenas: supongo que sí porque las hizo Cefe López... Pero no han actualizado la página con las fotos todavía. Ya le preguntaré a su director...

Muchísimas gracias, May. Ya te he leído en Fotoescena.

Anónimo dijo...

Muchísimas gracias a tí, por este blog, por lo que dices y por cómo lo dices, por el respeto que tienes para con los derechos de los profesionales y por el detalle de poner los enlaces. No hay ningún problema con la foto de Jesús, la puedes dejar, seguro. Está acreditada y se la compraron en el Corella Ballet y como dices está en todas partes y en muchas, sin mencionar al autor ¡que mal!. Respecto al foro, ojalá escribieras!, mírame a mí, una pardilla total y ahí en medio, o sea que alguien como tú sería un lujo entre nosotros. Y si algún día se presta y quieres escribirnos sobre algo de lo que Jesús tenga fotos, lo hablamos. Te enviaré un correo. Me alegro mucho de haberte descubierto :-) Besos!
Carolina Masjuan (May)

Los viajes que no hice dijo...

Muchas gracias, Carolina (May), pero no hay mucho de danza aquí. ¡Claro que tengo respeto por los derechos de los profesionales! ¡Si soy del gremio! ¡Pero de todos modos, tú que te comunicas con él, díselo a Jesús por si acaso! No sé de qué podría escribir en el foro, salvo para plantar estos dos mensajes o tres, porque la verdad es que sólo he visto dos espectáculos de danza clásica (a Bocca y a Corella) y otros dos (CND2 y Gelabert) y no entiendo nada de danza. Yo sólo cuento lo que veo...

Gracias por el ofrecimiento: lo que me queda pendiente de contar es el We got it good...

Anónimo dijo...

Bellísima entrada.

JL

Los viajes que no hice dijo...

Gracias, JL.