domingo, 5 de febrero de 2012

Lucas



La primera canción que le canté fue Yesterday.
La segunda, Waltzing Matilda, y pidió más.
Me vomitó encima, me tiré con él en una manta, le besé mucho, descubrí que le gustan las pelusas.
Creo que me he enamorado.

5 comentaron:

Miguel A. Lama dijo...

Es un gusto, seguro. Felicidades.
Y sé lo que me digo.
Besos.

Los viajes que no hice dijo...

Ya sabes: las que no vamos camino de tener hijos nunca, nos conformamos con los hijos de nuestros amigos...
Besos, guapo.

migrante dijo...

Y no es para menos!, quien no se podría enamorar de esa hermosas criatura???
Saludos

Miguel Angel León dijo...

No hay nada más bonito que te vomite un niño mientras le cantas.

A mí me ha pasado varias veces!

Una foto preciosa!

Suntzu dijo...

No me extraña. Es para comérselo. Buena foto.
Un beso.