martes, 3 de noviembre de 2009

Obituarios

Taylor Mitchell, a la que yo sí conocía porque su disco me lo traje de Canadá.
José Luis López Vázquez, que era casi como de la familia.
Francisco Ayala, a quien escuché decir que la escritura nace de una necesidad estética hace doce años y de quien me enamoré por aquellos entonces.
Claude Lévi-Strauss. Que no, no es el de los pantalones.

Mierda de mundo, oigan.

9 comentaron:

alelo dijo...

Pues sí, aunque es el único mundo que tenemos.

Suntzu dijo...

Qué masacre.

Tormento dijo...

Vaya racha que llevamos, prima!!!

Yo, lo de siempre: que nos esperen muchos años, que tenemos mucho que hacer aún para llegarles a la suelaloszapatos.

Besazos!!

manolo dijo...

Es verdad que sí. Qué añoranza tan rara, cuando muere gente así. De todas maneras, yo firmo esas edades para poner el pie en el estribo.

Random Harvest dijo...

Mierda de mundo no, el único que hay. Digo yo que al Vázquez, a Ayala y a Levi-Strauss como que les iba tocando.

Me jode bastante menos eso que que una amiga perdiera el otro día a su madre de 53 años. No sé, lo de estos es una pérdida, pero es lo que hay.

No me afecta demasiado, la verdad.

Los viajes que no hice dijo...

Alelo, ya sabes, como decía Verlaine: hay otros mundos, pero están en éste.

Suntzu, pero masacre, de verdad de la buena.

Tormento, y Mercedes Sosa y Michael Jackson y Ángel González y... Unos un año, otros otro. Pero la de estos días sí ha sido una racha mala...

Random, pero Taylor Mitchell tenía 19 años recién cumplidos. Y a mí eso sí me ha afectado, fíjate: me compré su disco en Canadá y me gusta mucho y me ha dado mucha pena. Su madre ha dicho que no manden flores, que hagan donaciones al Centro de Vida Salvaje de Toronto...

Y a los demás no sé si les tocaba. Uno tenía 103. El otro 100. El otro era bastante más joven. Longevos: ojalá yo tuviera su lucidez a los 40. Imposible, creo. Imposible, sé.

Luis Carlos dijo...

Son muchos para este año... y lo malo es que quedan pocos a los que admirar, de los que enamorarse, etc.
Pero muy pocos.

Random Harvest dijo...

Claro, por eso a la chica no la metí en el saco; era joven.
Y no me digas, con 87 años también te va tocando. Lo raro es llegar a los 100 y los 103, cojón.

:D

Los viajes que no hice dijo...

Ay, no sé si toca o no toca. Yo creo que toca cuando toca... Espero que no sea pronto, que sólo he visto Canadá...