sábado, 20 de diciembre de 2008

Esquizoide

Hago malabares. Me pruebo un abrigo monísimo de Desigual y sueño con que mi armario se cae de ropa igual de monísima con la que yo, que he perdido los no sé cuántos kilos que me sobran junto a los tres o cuatro que pondré esta Navidad, estoy divina de la muerte para siempre y por fin. Soy ya, oficialmente y con sus papeles en regla, vicepresidenta de una ONG y cambio mi deseo de viajar a Nueva York por pasarme un mes en un hospital de Douala, Camerún. Me suscribo a la mejor revista que hay en el mercado sobre consumo responsable, pero compro alimentos que no tengo ni idea de dónde vienen porque las etiquetas son una jodienda (en el pescado ponen Atlántico Norte: pues no es grande el Atlántico) y los compro en una superficie que además es francesa pero es la que está al lado de casa. Mi huella ecológica en lo que a transporte se refiere es casi nula: he cogido un avión cinco veces en mi vida y siempre uso el transporte público o me llevan, pero tengo un ordenador y dos móviles hechos con coltan, que está provocando una guerra en el Congo horrorosa. Me informo sobre la Responsabilidad Social Corporativa en las tiendas textiles pero lo último que adquirí fue una boina hecha en China sólo Dios sabe bajo qué circunstancias.

Tengo 32 años y medio y un principio de trastorno esquizoide.

Imagen: Dualidad, de Carlos Elizagarate.

16 comentaron:

Fco. Gil dijo...

Aunque me parece que ya te lo había dicho alguna vez, insisto: creo que me gustas.

alelo dijo...

Lo peor de todo es lo del trastorno esquizoide. Lo otro, todo lo demás, si quisiéramos ponernos de acuerdo se solucionaría. Todo. Bueno, todo menos lo de la boina china... ¡A quién se le ocurre? Las boinas se hacen en España de "toa" la vida. Los chinos no saben lo que es una boina. Para ellos todos son "somblelos".

Digo yo.

Feliz Navidad.

Arwen dijo...

El equilibrio, el equilibrio, hay que buscar el equilibrio. Además, no intentes engañarnos, que tu trastorno no ha empezado a los 32 :P
Ánimo para tus dualidades y besos.
Y, ya puestos, ¡feliz Navidad!

Anónimo dijo...

A mí también me gustas. Es una pena que sea tímido porque al leerte a veces me dan ganas de besarte.
Aprovecho ahora para hacerlo.
Besos.
Uno que te quiere con cordura.

Puntos de vista y ... nada más dijo...

Te iba a pedir consejo sobre el asunto para un bolo televisivo que tengo mañana, pero veo que andas más perdida que yo.

Ricardo Colomer dijo...

Alelo, Alelo, Alelo...también se hacían aquí los tricornios.

Viejera, si pensamos en todo aquello que hacemos y no deberiamos hacer, seguramente no pondríamos el pie en el suelo cada mañana.

Un besazo fuerte

Ulyanov dijo...

Estoy de acuerdo con Arwen. Equilibrio. Pero lo importante es que eres tú misma. Con sombrero o sin sombrero. Y eres genial. Un gran beso

Los viajes que no hice dijo...

Francisco Gil, cuánto tiempo sin verle a usted pasar por aquí... Le echaba de menos. Tú también me gustas.
Alelo, te aseguro que lo tengo, el trastorno esquizoide... La boina es china, también te lo aseguro: eso sí, he descubierto que las boinas y todo tipo de sombreros me sientan genial...

Arwen, la verdad es que no empezó a los 32, tienes razón: creo que me conociste cuando era incipiente :P Besos y feliz Navidad, amor.

Anónimo, no sé quién eres. He trasteado entre los hombres de mi vida (son muy pocos) y ninguno ha sido quien me ha escrito este mensaje, así que dudo mucho que te conozca y que me quieras... Pero gracias por los besos y por todo lo demás. De hecho, creo que no es la primera vez que apareces y dices que eres tímido. O bueno, puede que fueras tú o cualquier otro anónimo tímido... Ni idea. En fin. Lo de siempre, con los anónimos... que nunca sé si es timidez o ganas de jugar con la otra persona.

Puntos de vista, ya hablamos (en pasado), pero no te pude ver en la tele, así que ya me contarás qué tal salió...

Ricardo, yo tricornio no uso. No intento pensar en lo que hago y no debería hacer: sólo ser un poco coherente con lo que compro... Feliz Navidad.

Ulyanov, equilibrio. Ay, qué cosa más complicada. Gracias. Tú también me gustas...

Anónimo dijo...

Perdona, no quería molestarte. No te conozco personalmente pero sí a través de lo que escribes y como te dije si no fuera porque me falta morro te daría mi teléfono y dirección. Leerte es quererte porque eres la persona más dulce, inteligente y soñadora que he conocido nunca. Te mando otro beso y prometo no dar más la vara. Te deseo lo mejor para este 2009 porque te lo mereces. Muchos besos de un anónimo que sí que te quiere.

LosViajesQueNoHice dijo...

No me molestas. Me molestan los anónimos en general. No hace falta dar teléfono y dirección: a mí también me falta morro. Pero puedes empezar por un correo electrónico y tu nombre o un nick. Eso estaría bien.

Yo también te deseo lo mejor, seas quien seas.

Fco. Gil dijo...

Ya sabes que, aunque no te escriba, yo siempre estoy por aquí.

Anónimo dijo...

Perdona que no halla respondido pero he estado de viaje. mi email es lejosdeusted@yahoo.es
UN beso del del anónimo

Los viajes que no hice dijo...

Pues echo de menos que me escribas, Fco. Gil: y no, pensé que hacía mucho que no venías por aquí...

Anónimo, espero que te lo hayas pasado bien. Besos.

Fco. Gil dijo...

Tomo nota y haré por escribirte más.

Anónimo dijo...

Ha sido uno de esos viajes profesionales que uno preferiría no haber hecho. Tal vez el que mi padre fuera viajante de comercio nos inoculó un gen anti-viaje a sus hijos. Si pudiera estaría siempre sentado en un velador al atardecer tomando un café, haciendo como que leo un buen libro y viendo pasar las vidas de los que pasasen por ahí.
UN beso del anónimo

Los viajes que no hice dijo...

Muchas gracias, Fco. Gil y feliz año nuevo, cariño...

Anónimo, los viajes profesionales son así: nunca son hermosos del todo. Claro que depende de si el viaje se hace por gusto o no: yo quiero viajar...