domingo, 11 de noviembre de 2007

De morbo, asombros y bellezas varias

Afirma la Academia que el morbo es un interés malsano. De la atracción sexual irrefrenable, oculta, sucia y perdida no dice nada. Me piden por ahí que continúe la lista que nunca empecé.



La lista del morbo.


Con el número 1, indiscutiblemente, desde tiempos inmemoriales y por los siglos de los siglos amén, este señor. Se llama Willem Dafoe y, si lo veo en una pantalla, lo más probable es que no me entere de la película. Lo mío con él es morbo animal.



A Elias Koteas le vi en Crash, con sus coches, sus comportamientos sexuales extraños, ese poderío de macho con testosterona, qué bueno un hombre que parezca un hombre y no una jovencita andrógina sin tetas. Y me enamoré, también, qué quieren.



Pero después llegó él. Calixto Bieito, director de teatro y hombre de mirada dulce y sonrisa fácil. Un retaquito achaparrao que piensa mientras habla y al que es un gusto entrevistar aunque te quedes sin palabras porque tú ya estás harta de oírte. De él no sólo da morbo el físico: también su cabeza. A los demás no tengo el gusto.


Y también hay una mujer. La única mujer. Cecilia Roth, con la voz aguardentosa y ese cuerpo y ese escote...


Y sí: si hiciera una lista con los hombres que me parecen más guapos, no estaría Dafoe, ni estaría Koteas, ni estaría Bieito. Hablamos de morbo, no de belleza. Pero prefiero el morbo a la belleza para según qué cosas. Para hacer una lista, por ejemplo.

6 comentaron:

Arwen dijo...

Pues no sabría yo por donde empezar, pero, efectivamente, para según qué cosas mejor el morbo que la belleza... Bueno,y si vienen juntos ya ni te cuento...

Patricia dijo...

De los que propones me quedo con Cecilia Roth. Y añado a Ángel Martín y a Ernesto Alterio

M dijo...

O tengo la libido exiliada o me da pereza, pero acabo de descubrir que me cuesta encontrar "agentes morbosos"¡¡

UFFFF....Malo, malo...

B x C

UnaExcusa dijo...

Arwen, fue un ejercicio simplemente. Pero sí: si vienen juntos es mucho mejor.

Patricia, no me extraña que te quedes con Roth. Yo tengo gustos tan raros...

Viuda, malísimo. O pereza o libido exiliada... O cansancio. Que también puede ser. Ya pasará. O no. Quizá no todo el mundo vea agentes morbosos...

javier castro dijo...

La verdad es que a mí lo del morbo me sonaba a esa enfermedad de los piratas que pillaban por no comer naranjas (luego he recordado que eso era el escorbuto)así que he buscadop en el diccionario de la RAE y resulta que el morbo es una enfermedad y hay morbo avanzado, azul, carencial, de Alzheimer o de Bright, morbo del sueño, del suero, de parkinson. hasta hay un morbo del bronce (de los que se pasan bronceándose). Como no será la cosa de jodida que hasta las piedras pueden pillar el asunto porque aparece también el llamado morbo de la piedra...
Con este panorama yo prefiero la belleza al morbo la verdad, la suerte que tengo es que sólo las inteligentes me parecen guapas.
Cuidado con esos agentes morbosos.
un saludo

UnaExcusa dijo...

Javier, tsk. Depende de la fealdad de la inteligente. Que la belleza es una cosa y la inteligencia otra bien distinta.