miércoles, 23 de marzo de 2011

Elizabeth Taylor


No he visto Cleopatra, pero recuerdo haber sonreído mucho cuando la vi, en pantalla grande por vez primera, en Los Picapiedra. Tenía, eso ya lo saben, los ojos más bonitos del mundo. Y una de las voces más personales que he escuchado jamás. Crecí con Gigante, con La gata sobre el tejado de zinc, con Un lugar en el sol, con Ivanhoe y con Quién teme a Virginia Woolf. Y, por supuesto, viendo la naricilla de Amy en Mujercitas, aunque yo siempre prefiriera a Jo March.

Me gustaba mucho esa mujer. Montgomery Clift, que también me gustaba, la llamaba Bessie Mae. Un día se irán Lauren Bacall, y Sophia Loren y, cuando eso pase, sí que nos habremos quedado solos.

10 comentaron:

Manolo B dijo...

Sophía Loren no se irá nunca. Me niego.

Arwen dijo...

Y la penita que me ha dado. Ella y Newman me han dejado huérfana.

Los viajes que no hice dijo...

Manolo, yo también me niego. Qué vamos a hacer sin ese escote, ¿eh?

Arwen, a mí también me ha dado mucha pena. Aunque, reconozcámoslo, a mí la que me dejó huérfana fue la Hepburn. Katharine, no Audrey.

Random Harvest dijo...

Nope. Nunca fue una belleza de la pantalla, pero sí una soberbia actriz. Olivia deHavilland sigue viva. Cuando muera sí nos habremos quedado solos.

Los viajes que no hice dijo...

Ohh, se me había olvidado Olivia... Y no estoy de acuerdo: a mí la Taylor siempre me pareció una belleza de la pantalla...

Random Harvest dijo...

Por lo de la belleza hablaba de Olivia deHavilland. Por esa manía hollywoodiense de encumbrar a las bellezas aunque no fueran buenas actrices (que Liz Taylor sí lo era).

Es decir, el "nope" era porque aún no nos hemos quedado solos, a partir de ahí no hablo de la Taylor.

Suntzu dijo...

Por parte de las mujeres. A mí, entre Heston y Newman me dieron un disgusto monumental. Creo que el último que queda es Eastwood. Cuando me falte ese, ay...

Los viajes que no hice dijo...

Huy, el tío Clint no se puede morir. Ni Sidney Poitier. Ni Sean Penn. ¡Basta!

Tiendas Muebles dijo...

Sin lugar a dudas nos ha dejado una de las más grandes actrices de toda la historia de la cinematografía mundial.
No sólo hablamos de una belleza incomparable y una sensualidad arrolladora, sino también de un talento interpretativo fuera de común.
Ella sóla es capaz de mantener una película como "Butterfly 8", aburrida pero con una actuación magistral de la diva de los ojos violeta (con la que recibió su primer Oscar); o ser el complemento perfecto para sus compañeros de reparto. Ahora mismo estoy pensando en Un Lugar en el Sol, junto a Montgomery Cliff y Shelley Winters, o Gigante, junto a los siempre llorados Rock Hudson y James Dean.
Inolvidables también ¿Quien teme a Virginia Wolf?, La gana sobre el tejado de Zinc o Cleopatra.

Chat dijo...

Una verdadera pena, aunque sus ultimas apariciones ya no nos dijeran nada realmente de su gran cine.
Una actriz con una gran historia, a marcado epoca y es una de las grandes, lo sera para siempre.